Mañaria honra a las víctimas de la guerra con un mural en el frontón

El mural en blanco y negro ocupa la parte trasera del frontón de Mañaria. / E. C.
El mural en blanco y negro ocupa la parte trasera del frontón de Mañaria. / E. C.

Para transmitir mayor realismo y emoción, la empresa encargada de su diseño ha optado por pintarlo en blanco y negro

YOLANDA RUIZ MAÑARIA.

El próximo mes de junio, siempre y cuando el tiempo acompañe, se espera concluir el mural que el Ayuntamiento de Mañaria ha encargado a la empresa Wallart para recordar a las víctimas de la Guerra. Se trata de un 'collage' que los artistas han realizado a través de varias imágenes que datan de entre 1936 y 1939, «lo que ha requerido de un importante trabajo de investigación y estudio de las fotografías que se conservan de las batallas libradas en Durangaldea».

Con unas dimensiones de 28 metros de largo por seis de alto ocupa la parte trasera del frontón municipal. El Ayuntamiento entiende que este es un lugar estratégico por encontrarse ubicado frente del cementerio donde se enterraron muchas de las personas que perdieron la vida durante la Guerra. Desde este emplazamiento, además, se puede observar con claridad el monte de Saibigain, testigo de varios combates bélicos, «por lo que es un sitio clave para que las nuevas generaciones aprendan de lo ocurrido en nuestra historia», subrayó el primer edil durante el pleno de noviembre en el que se aprobó el proyecto.

El equipo de Wallart ha optado por pintar el mural en blanco y negro «al estar basado en fotografías antiguas que fueron tomadas en duotono y porque esta técnica permite trasmitir mucha emoción y realismo. Al trastarse, además, de un trabajo artesanal, puede transmitir al observador un gran impacto y realidad», detallan los artistas Aarón Diego Escauriaza y Stand Sadovoy,

Ambos destacan también que lo más importante a la hora de plasmar un mural es que se integre en el entorno y «encaje en la superficies elegida, que parezca que lleva allí toda la vida».

Para lograr un acabado de calidad en Mañaria, se ha procedido a preparar y fondear toda la pared, para lo que han echado mano de hasta 70 litros de pintura. Una vez preparada la superficie, están echando mano de unos 150 botes de spray para pintar la imagen. Mientras realizan estas labores están recibiendo la visita de varias personas de la localidad, flanqueado por los montes Mugarra y Untzillaitz. «Es una pequeña joya por descubrir, que acoge a los visitantes con la mejor de sus sonrisas», destaca Aarón.