Mañaria deja espacio a los deportes alternativos y de ocio infantil y juvenil dentro del frontón

Espacio del frontón en el que se habilita el espacio deportivo./ N. C.
Espacio del frontón en el que se habilita el espacio deportivo. / N. C.

Dentro de las dos salas polivalentes que se habilitan en su interior, mientras en el exterior se ejecutará una cubierta para facilitar el juego a los menores los días de lluvia

NAHIKARI CAYADO MAÑARIA.

Las obras que permitirán acondicionar dos salas polivalentes para la práctica deportiva en el edificio que acoge el frontón de Mañaria ya se encuentran en marcha y se esperan concluir la próxima primavera. En el exterior, se habilitará una cubierta para facilitar el juego a los menoers los días de lluvia. Dentro de los presupuestos participativos, además, la ciudadanía, que ha tenido oportunidad de aportar sus ideas para diseñar el centro con el que se pretende satisfacer la falta de oferta deportiva, ha apostado por acondicionar un espacio para el ocio infantil y juvenil. En este nuevo espacio tendrán también cabida los deportes alternativos.

De los 25.000 euros destinados a los presupuestos participativos, la mayor partida, que ronda los 10.000 euros, ha ido a parar a la construcción de un gimnasio con máquinas que se ubicará en la parte baja del frontón. Otros 5.000 euros se han dirigido a la creación de una zona de almacenaje.

Los 45 participantes en el proceso participativo han decidido dedicar al ocio infantil y juvenil 5.000 euros, que se dedicarán a la compra de una mesa de ping-pong o y un futbolín, entre otros juegos. 2.500 euros irán a parar a la compra de material para la compra de balones hasta cualquier otra actividad que sea solicitada.

Psicomotricidad

El nuevo centro deportivo contará, asimismo, con un espacio de psicomotricidad y de juego libre dirigido exclusivamente para el público menudo, para el que se han guardado 1.500 euros. Por último, el pueblo de Mañaria también ha decidido dirigida una partida de 1.000 euros para la compra de material que permita la práctica de gimnasia de circo o de deportes alternativos, como pueden ser los trapecios, malabares o cualquier otra diciplina.

Entre las trece las propuestas recibidas y, tras una etapa de diagnóstico y de reflexión, el pueblo de Mañaria optó por dar preferencia a aquellas solicitudes con más viabilidad técnica, a aquellas con más posibles de poderlas llevar a cabo de forma satisfactoria.