Magia contra la diabetes infantil

Los habitos alimentarios influyen en la diabetes. :: / E. C.
Los habitos alimentarios influyen en la diabetes. :: / E. C.

Una gala benéfica en Jesuitak de Durango abre mañana las puertas a conocer la realidad de una veintena de menores que sufre la enfermedad en la comarca

MANUELA DÍAZ DURANGO.

La diabetes es la enfermedad crónica más frecuente en la edad pediátrica. Según los datos de la fundación Diabetes Cero en Bizkaia, solo en el Duranguesado habría una veintena de menores de 18 años que necesitan insulina para vivir. «No es un número muy abultado, pero se ha multiplicado de manera notoria en los últimos años por los hábitos alimentarios y otros muchos aspectos», explica Txetxu Otero, miembro de este movimiento del colectivo afectado por esta enfermedad y cuyo objetivo es el seguimiento y financiación de una investigación real y duradera.

Su hija June, de 10 años, es una de las afectadas, que sobrevive gracias a seis pinchazos al día. «Nuestro día a día es complejo, pero el que los centros escolares y las personas conozcan la enfermedad y cómo reaccionar ante un ataque de hipoglucemia es vital», apunta Otero. El integrante de Diabetes Cero deja en buen lugar a los centros escolares del Duranguesado.

«Muy en contra de lo que sucede en otras comarcas y provincias, todos los centros del Duranguesado han aceptado de manera voluntaria el protocolo de actuación con niños diabéticos». Un hecho que para los padres y madres de estos menores es una tranquilidad. «Si no les dan insulina y no están atentos pueden morir», puntualiza este vecino de Abadiño.

Si se sienten mareados, se le van los ojos o balbucean, están teniendo una hipoglucemia y hay que saber actuar. Dosificar azúcar disuelto en agua, una bebida como zumo o refresco azucarado, una cucharada de miel, fruta o tres galletas de manera inmediata puede ser vital. «Los colegios, el profesorado y el alumnado agradecen que los progenitores vayamos y les informemos», señala.

No obstante, las charlas informativas no son suficientes e insta al Gobierno vasco a instaurar el protocolo en todos los centros de Bizkaia. Según Otero, Euskadi es una delas comunidades con los menores niveles de diabetes infantil del Estado, pero sigue siendo la «enfermedad del siglo XXI».

«Buscar una cura»

A través de charlas informan de todo ello, pero también, de una forma más lúdica y con el objetivo de visibilizar esta enfermad y recaudar fondos para la investigación, Diabetes Cero Bizkaia ha organizado mañana una gala benéfica de magia en Jesuitak. Serán dos sesiones a las 17.30 y 19.00 horas cuya entrada es de seis euros. Además de magia habrá sorteos de regalos. El pasado año, en Bilbao, el colectivo recaudó 75.000 euros que invirtió en tres investigaciones a nivel estatal.

Según Otero, la investigación ha permitido que en los últimos 15 años la calidad de vida de las personas afectadas haya mejorado. «Eso está muy bien, pero lo que queremos es buscar una cura» y para ello, necesitan que se invierta más en investigación. Los tratamientos actuales, tanto para diabetes de tipo 1 como tipo 2 en adultos, son muy costos. «El coste anual de mi hija en tratamientos sería de unos 2.000 euros al año para la Seguridad Social», estima Otero. Es por ello que a la propia administración le interesa conseguir una cura.

 

Fotos

Vídeos