Vías libres en Durango

El antiguo trazado ferroviario se transformará en un bulevar tras la firma del convenio. / MAIKA SALGUERO
El antiguo trazado ferroviario se transformará en un bulevar tras la firma del convenio. / MAIKA SALGUERO

El convenio que el Ayuntamiento firmará en breve con ETS permitirá convertir el trazado ferroviario en un bulevar

MANUELA DÍAZ DURANGO.

Las vías del tren que durante 130 años han soportado el trajín ferroviario en Durango tienen los días contados. El Ayuntamiento de Durango y Euskal Trenbide Sarea (ETS) firmarán en breve el convenio que permitirá que ese trazado se convierta en un bulevar. El plazo de alegaciones acaba de terminar esta semana y se continúa avanzando para eliminar la huella del tren en la villa.

La operación por la cual Euskal Trenbide Sarea libera y cede a Durango los terrenos de las vías del tren y retira todo el trazado ferroviario, tendrá un coste de 4,2 millones de euros. Sin embargo, el Consistorio no pagará nada puesto que es exactamente la misma cantidad que la sociedad pública debe al municipio por los excesos de adjudicación del proyecto urbanístico de cinco torres con 600 viviendas en la zona de la vieja estación y las cocheras.

El convenio y esta singular coincidencia ha levantado ampollas en la oposición, que criticó con dureza que se aprobara por decreto y en pleno mes de agosto. «Al estilo Erdogan, deciden condonar la deuda de 4 millones que ETS tenía con el Ayuntamiento de Durango, por cedernos unos terrenos que son del pueblo», critica el portavoz de EH Bildu, Dani Maeztu.

Según se desprende del convenio, el Ayuntamiento debe pagar 2,5 millones por la contraprestación del suelo liberado de la vía ferroviaria. A esta cantidad se suman 140.338 euros por la retirada de los raíles y 1,3 millones por la urbanización. La supresión de los cinco pasos a nivel corren a cargo de ETS.

El acondicionamiento del bulevar , sin embargo, correría a cargo de los durangueses. La idea de paseo verde que permitirá al viandante atravesar de norte a sur la villa en apenas diez minutos, fue una de las propuestas sugeridas por jóvenes de entre 15 y 16 años hace cuatro años. Se trataba de lanzar ideas para sacar partido al terreno liberado por el soterramiento del tren en la villa y forma parte de un pionero proyecto de participación ciudadana creado por el Ayuntamiento y dirigido por la empresa Phpositivo Urbanismo Ciudadano.

Los jóvenes apostaron entonces por plantar árboles, colocar bancos, construir un bidegorri, e incorporar quioscos, zonas wifi y aparatos urbanos para jóvenes, niños y ancianos disfruten del ocio en espacios públicos acompañarán ese 'paseo leku', como así lo denominaron entonces.

«Robo a las arcas»

El Ayuntamiento sigue avanzando a paso firme en la transformación de la villa. El convenio permitirá iniciar «la ejecución de las obras que suponen una operación urbanística de trascendencia para Durango», puesto que se eliminará completamente la barrera física del tren.

Sin embargo, EH Bildu no lo ve tan positivo y pide que se revise en su totalidad. Reclama también que además del convenio, se haga público el informe jurídico y económico, una valoración del suelo de la traza ferroviaria liberada y el proyecto de reparcelación, entre otros. «No tienen sentido las prisas y tratar de ocultar este robo a las arcas municipales», aseguró el edil de la coalición soberanista.

A juicio de Maeztu, es «una vergüenza», tanto en las formas por el hecho de regalar 4,2 millones de euros; como por el fondo, porque lo haya acordado la alcaldesa a través de un convenio en agosto. Unas maneras «oscuras» de debatir un proyecto que cambiará la fisionomía de Durango. Aseguran que el equipo de Gobierno ha vuelto a enseñar su cara más «antidemocrática y opaca» por tratar en vacaciones estivales uno de los temas más importantes de la villa en estos momentos.

Temas

Durango
 

Fotos

Vídeos