Huelga indefinida de la plantilla de Foseco contra 24 despidos

La dirección de la firma de Izurza anunció ayer su intención de recolocar a 15 personas y prejubilar a otras dos

MANUELA DIAZ IZURTZA.

Trabajadores de la planta de Izurtza de Foseco arrancan hoy una huelga indefinida al considerar insuficiente la propuesta de la compañía perteneciente al Grupo Vesuvius que en julio anunció el expediente de regulación de empleo (ERE). Tras la reunión mantenida ayer entre la dirección y el comité de empresa se inicia una huelga indefinida que, como mínimo, se prolongará hasta este jueves, jornada en la que se ha previsto un nuevo encuentro entre ambas partes. Según ELA, «ha hecho una propuesta muy baja y se mantiene en la línea de hace un mes», cuando comunicó su decisión de cerrar la planta de Izurtza y aumentar la producción de la de Igorre dentro de un plan de modernización y mejora de competitividad en Europa.

Ayer, Foseco cuantificó el número de despidos que ha pasado de estimarse en 42 a situarse en 24, tras la recolocación de 16 personas en Igorre y en otros departamentos de la firma, así como mediante dos prejubilaciones. El objetivo de ELA es reducir aún más este número por disponer de beneficios esta firma. «El único motivo del cierre de esta planta es organizativo, quieren centralizar la producción de manguitos en otros centros europeos porque creen que así tendrán más beneficios, cuando lo cierto es que aquí también los tienen», lamentaron. Aseguran que las medidas son «insuficientes» y abogan por incluir a los mayores de 55 años en las prejubilaciones y aumentar las indemnizaciones para los despidos que la empresa ha fijado en 27 días por año trabajado.

La empresa afirma que desde el pasado 23 de julio que comenzaron las negociaciones, busca «alcanzar el menor número posible de bajas incentivadas y ofrecer soluciones satisfactorias a todas las personas que componen su plantilla», integrada por 93 personas en Bizkaia,

La planta de Izurtza bajará su nivel de producción en los próximos años ya que requerirá de una «mayor especialización y medios productivos más automatizados y controlados» de los que carece la planta en la actualidad. Su apuesta por entrar de lleno en la Industria 4.0 y centralizar la producción en otros centros europeos «más grandes y eficientes», para «contener los costes de producción y alcanzar aún más elevadas cotas de calidad, fiabilidad y consistencia de los productos». La dirección de Foseco concentrará la producción europea de resinas y pinturas en las plantas de Hengelo (Holanda) e Igorre, potenciando ambos centros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos