«Mis hijas querían el portátil o la tele, pero el coche no está nada mal»

Vanesa Fernández recibió ayer las llaves del coche de manos de María Eugenia Unzilla. / M. DÍAZ
Vanesa Fernández recibió ayer las llaves del coche de manos de María Eugenia Unzilla. / M. DÍAZ

La iurretarra afincada en Durango Vanesa Fernández recibió ayer las llaves del turismo que le ha tocado en el sorteo benéfico de JAED

MANUELA DÍAZ DURANGO.

La iurretarra Vanesa Fernández sostenía ayer en sus manos las llaves del Citroën C3 rojo, el premio 'gordo' del sorteo que la JAED celebró el pasado día de Reyes, sonriente e incrédula. «Nunca me ha tocado nada, pero tampoco es que juegue mucho», admitía contenta junto a su nueva adquisición. Tan solo cuatro boletos, en los que invirtió seis euros, le hicieron falta para ser la afortunada de tan ansiado premio. «Mis hijas querían el portátil o la tele, pero el coche no está nada mal, es muy apañado», admitía esta vecina de Durango.

El boleto premiado, el número 56.173, cayó en manos de esta mujer de 38 años de edad la víspera al sorteo. «El sábado al mediodía», precisa. Pocas horas después del sorteo, la tarde del domingo, comprobaba a través de su hermana que era ella la que había sido agraciada con tan codicionado premio. Sin embargo, en su caso, al contar con otro vehículo, contempla la posibilidad de venderlo.

Tanto la agraciada, como la presidenta de la Junta Asistencial de Enfermos de Durango y Iurreta, María Eugenia Unzilla, que se encargó ayer de hacer la entrega de las llaves, coincidieron en destacar la repercusión de este sorteo en la comarca. «Como yo, la mayoría del las personas que residen en el Duranguesado ha comprado algún boleto», señalaba Fernández. La atractiva oferta del medio centenar de regalos y el fin social que tiene para ayudar a las personas necesitadas de Durango y Iurreta ha contribuido a que la venta aumente, alcanzando en los últimos años las 60.000 papeletas vendidas.

400 familias al mes

El sorteo es para María Eugenia Unzilla un evento «muy familiar», gracias a la simpatía que despierta entre los vecinos de comarca y el poso de la organización. Sin olvidar su carácter solidario, Eugenio Biñas, hizo hincapié en que representa una de las principales fuentes de ingresos que obtiene la JAED. Gracias a los beneficios el pasado año, se ayudaron a 400 familias al mes bien con alimentos que se reparten semanalmente desde la sede de esta institución benéfica o bien con aportaciones económicas para sus necesidades básicas.

La JAED informa, además, que los premios que aún no han sido recogidos se encuentran en la sede que la asociación disponen en Pinondo Etxea.

Temas

Durango
 

Fotos

Vídeos