Herriaren Eskubidea tacha de electoralista el estudio sobre los malos olores en Durango

Ríos participa en una protesta contra los malos olores en 2017. :: M. D./
Ríos participa en una protesta contra los malos olores en 2017. :: M. D.

Considera «incongruente» que PNV y PSE asegurasen hace cerca de un año que el aire que se respira en la villa es «bueno» y se verifica de continuo

MANUELA DÍAZ DURANGO.

No han tardado en llegar las críticas al estudio sobre el origen de los malos olores en Durango que el Ayuntamiento ha decidido encargar, tras la preocupación mostrada en un estudio sociopolítico encargado por el Consistorio el pasado mes de octubre. Herriaren Eskubidea tachó ayer de electoralista el anuncio del Ejecutivo local, compuesto por PNV y PSE. Reprocha el cambio de postura al pasar a asegurar que «la calidad del aire es buena y está siendo continuamente verificada», tal y como informó la propia viceconsejera de Medio Ambiente del Gobierno Vasco en el salón de plenos, a anunciar que encargará un estudio, cuyo coste asciende a 70.000 eurs.

Julián Ríos, portavoz de Herriaren Eskubidea en la Corporación y candidato por esta formación a la Alcaldía en la próximas elecciones, considera «incongruentes» las decisiones tomadas en esta materia por jeltzales y socialistas a lo largo de toda esta legislatura. «La contaminación preocupa a los durangueses y duranguesas desde hace años, tal y como han recogido encuestas anteriores, y sin embargo el equipo de Gobierno ha negado sistemáticamente una y otra vez este problema, rechazando todas las mociones y propuestas deHerriaren Eskubidea para mejorar el aire que respiramos», matiza a través del comunicado hecho público ayer.

La última de ellas, de hecho, fue aprobada en septiembre, pese a no contar con el respalde del PNV y PSE. En ella Herriaren Eskubidea solicitaba al Departamento de Salud un protocolo de actuación para garantizar la salud de la población durante episodios de contaminación atmosférica. Una iniciativa que fue llevada por su grupo al Parlamento Vasco. «PNV y PSE negaron que hubiera ningún problema e incluso alabaron la calidad del aire que respiramos, llegando a acusarnos de alarmistas», recordó Julián Ríos.

«Excusa para la inacción»

Ríos subraya también que su formación lleva dos años solicitando al equipo de gobierno la realización de un estudio completo en todas las zonas de Durango, la instalación de cabinas que permitan hacer mediciones en tiempo real, mejorar la red de la calidad del aire y buscar los orígenes de las emisiones contaminantes. «Todo ello, con el objetivo de proteger a la población ante los episodios que pongan en riesgo su salud», insiste.

El portavoz de Herriaren Eskubidea hace mención también a que su grupo no ha recibido respuesta a sus reiteradas peticiones en plenos y comisiones los resultados de las mediciones que el Gobierno vasco desarrolló en diciembre de 2017. En base a ellas, la viceconsejera de Medio Ambiente, se acercó a Durango para asegurar que la calidad del aire «es buena y está siendo continuamente verificada».

También les parece incongruente que se elabore este informe cuando hace poco más de dos meses el Ayuntamiento se posicionara a favor de atajar la banda marrón y roja con cobre, en contra de la moción presentada por Herriaren Eskubidea. «Lejos de rechazar la fumigación, ofrecieron a la Diputación el uso de terrenos municipales para experimentar con los tratamientos fungicidas que emplean óxido de cobre, altamente contaminante. ¿Y ahora con elecciones a la vista anuncian que van a gastarse 70.000 euros en un estudio de la calidad del aire? Los estudios son su excusa para continuar con la inacción. No tienen ninguna credibilidad en este tema», denuncia Ríos.

Temas

Durango