El Gobierno vasco y Smurfit trabajan por atajar los vertidos en el Ibaizabal

Zona verde, al otro lado de la N-634, bajo la cual se ubicaba el antiguo vertedero que filtra al río. /
Zona verde, al otro lado de la N-634, bajo la cual se ubicaba el antiguo vertedero que filtra al río.

El consejero de Medio Ambiente advierte que «no es fácil», pese a estar sobre ello desde mayo, y asegura que ya se ha abierto expediente sancionador a la empresa

MANUELA DÍAZ DURANGO.

El consejero de Medio Ambiente del Gobierno vasco, Iñaki Arriola, aseguró ayer que lleva desde mayo trabajando, en coordinación con la empresa Smurfit Kappa Nervión de Iurreta, para buscar una solución «que ofrezca garantías» a los vertidos contaminantes localizados en 12 puntos sobre el Ibaizabal y procedentes de los restos de un antiguo depósito de carbonato cálcico. «Es un problema complejo y que viene de antiguo, y no se soluciona de la noche a la mañana», apuntó Arriola en respuesta a la crítica de EH Bildu ante la dejadez de la Administración pública por buscar una solución al «delito medioambiental», tal y como expresó ayer Mikel Otero.

Arriola reconoció que las analíticas superan con creces los valores establecidos -el lixiviado registra un PH de 12,23 y sólidos en suspensión de 258 miligramos-. Unos datos que sobrepasan incluso los adelantados el jueves por EH Bildu. Sin embargo, insiste en que no han estado de brazos cruzados y «se ha trabajado con rigor para proteger el medio ambiente y a la ciudadanía. Hay que seguir unos pasos establecidos y esto lleva un tiempo tanto para sancionar como para buscar soluciones idóneas y que ofrezcan garantías», afirmó el consejero de Medio Ambiente. Además de la sanción que se presentó a Smurfit Kappa Nervión el pasado 17 de octubre, la empresa papelera deberá realizar un informe sobre suelos y aguas subterráneas en el plazo de seis meses.

Hace poco más de un mes, el Gobierno vasco renovó la actualización ambiental integrada de Smurfit que data de 2008 con el fin de incorporar las mejores tecnologías disponibles para la producción de pasta Kraft, papel y cartón, que es a lo que se dedica esta empresa, con el fin de imponer nuevos valores límites más reducidos de partículas, óxido de azufre, óxido de nitrógreno y reducir la incidencia en la calidad del aire y los olores. No hay que olvidar que la planta fue sancionada en febrero del pasado año por los olores que emitía.

Durante su intervención en la sesión de control, el consejero de Medio Ambiente enumeró las intervenciones que se han llevado a cabo desde que se denunciaron los vertidos del depósito antiguo de carbonato cálcico el pasado 24 de mayo. Reconoció que este acúmulo ya dio problemas en 2007 a raíz de lo cual la empresa realizó unos canales para conducir los lixiviados a un pozo de bombeo desde dónde se enviaban a la depuradora.

Durante los tres siguientes meses a la denuncia la empresa incrementó la inspección en el lugar para comprobar el sistema de bombeo de lixiviados y el envío a la depuradora y procedió a la retirada de estos por succión con un camión cisterna a diario.

Al no corregirse las infracciones, el 29 de mayo anuncia que contratará a una consultora externa para evaluar la situación y acometer las acciones. Entretanto, seguirán succionando los lixiviados con un camión cisterna pero con una frecuencia mayor.

El pasado mes de julio Smurfit propone mejorar el drenaje y construir junto al cauce un murete que mantenga las filtraciones con el fin de bombearlas para su depuración. Esto exigiría hacer pozos en la zona para evitar los doce puntos de filtración. Sin embargo, la propuesta ha sido rechazada por URA ya que debe hacerse a una distancia mínima de cinco metros del cauce, a una cuota que garantice que no haya filtraciones.

Temas

Durango

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos