Erabaki acusa al PNV y PSE de «no respetar la voluntad de la ciudadanía»

Presencia de integrantes de Erabaki en el pleno de Durango para exigir una consulta. / M. DÍAZ
Presencia de integrantes de Erabaki en el pleno de Durango para exigir una consulta. / M. DÍAZ

La plataforma vecinal entiende que las últimas propuestas del PNV y PSE sobre las cinco torres pretenden «influir en la consulta popular»

MANUELA DÍAZ DURANGO.

La nueva apuesta del PNV y PSE para que las cinco torres de hasta 18 alturas que Euskal Trenbide Sarea (ETS) planea construir se reajusten a las necesidades de vivienda en Durango ha tenido una rápida respuesta por parte de Erabaki. La plataforma vecinal, que ha reunido más de 4.000 firmas de apoyo a una consulta popular sobre el proyecto urbanístico en los terrenos liberados por el tren, entiende que sendos partidos «no respetan la voluntad ciudadana» y lo único que buscan con estas declaraciones es «condicionar e influir en la propia consulta popular».

«¿Por qué, si ahora dicen que era un proyecto no acorde con los tiempos socioeconómicos actuales, lo han estado negando todo este tiempo y avanzando en dicho proyecto?», se preguntan desde Erabaki. En este sentido, lamentan que, pese a todo, las obras han seguido avanzando y la petición ciudadana no ha dejado de topase con trabas hasta que el pasado 18 de diciembre, el equipo de Gobierno -PNV y PSE- con el voto de calidad de la alcaldesa y la abstención del PP aprobara convocar una consulta por «respeto a la ciudadanía». Entre las trabas se alude a la aplicación de una lectura más restrictiva de la ley para incrementar el número de firmas necesarias, luego afirmando que faltaban 76 rúbricas y eludiendo 450, que desaparecieron por un error técnico, y en el pleno de diciembre «posponiendo la fecha propuesta para debatirse a lo largo de enero».

Esta tarde, precisamente, se llevará a cabo en el Ayuntamiento la comisión abierta a la ciudadanía en la que se redactará la pregunta del referéndum y se pondrá fecha para someterlo a votación previsiblemente en el pleno del próximo martes. Una vez llevada la petición al Gobierno central y publicado en el BOE, tendrán un plazo de entre tres meses y un año para hacer el referéndum.

Paralización de las obras

Erabaki tiene claro que la pregunta de la consulta debería ser: «¿Está a favor de paralizar el proyecto aprobado a día de hoy (PERI ferrocarril) y poner en marcha la elaboración de otro que cuente con la participación de toda la ciudadanía y que se base en las necesidades de la gente?». Para la plataforma vecinal es crucial que el Ayuntamiento «deje a Durango decidir» y aboga por un proyecto «participativo de la ciudadanía, no un acuerdo nuevamente entre despachos del mismo partido».

Este colectivo insta al Ayuntamiento a cumplir con la petición firmada por el 15% del censo electoral en la que se reivindica una consulta y la paralización de las obras hasta que se convoque el referéndum con el objeto de no ver mermado su derecho a decidir. «No es de recibo que cuando se materialice nos encontremos con un solar ya urbanizado, buscándose así condicionar e influir en la consulta», señalan.

Erabaki insiste también en que «cuanto más se avance, más nos endeudan a los durangueses». Es por ello que instan al Ejecutivo local -PNV y PSE- a que informe a la ciudadanía sobre las indemnizaciones, multas y penalizaciones por incumplir el contrato inicial. En este sentido, hacen alusión a la demora en los plazos o la retirada del proyecto para construir el edificio que iba a convertirse en la sede a Euskotren.

 

Fotos

Vídeos