Durango pone en marcha el modelo urbanístico que sustituirá al de 2005

Terrenos de San Roke sobre los que se edificarán viviendas. / M. D.
Terrenos de San Roke sobre los que se edificarán viviendas. / M. D.

Busca impulsar una villa sostenible, con oportunidades económicas y con calidad de vida

MANUELA DÍAZDURANGO.

Durango ha dado el pistoletazo de salida para diseñar el modelo que quiere de ciudad. De forma unánime, la Corporación ha decidido iniciar los trámites para la elaboración del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) para la próxima década. Una vez aprobado el esqueleto y alma urbanística de la localidad, previsiblemente en tres o cuatro años, sustituirá al modelo diseñado en 2005 sobre el que se sustenta el proyecto de urbanización del entorno de la estación que contempla la construcción de cinco torres de 18 plantas.

Tras el inicio formal de la tramitación del Plan General, que llega con retraso y a escasos dos años y medio de que concluyera el plazo para su ejecución, el próximo mes darán inicio las primeras entrevistas con arquitectos y expertos en urbanismo. Serán ellos los que se encarguen de elaborar un primer diagnóstico, que estará disponible en un año. Tras él se iniciará un proceso participativo previo a la aprobación inicial del plan.

Los cuatro partidos coincidieron en en que se trata de un proceso «ilusionante» y necesario, pero a la vez complicado y largo. También, todos ellos, recalcaron la importancia de llegar a un consenso tanto político como ciudadano. El nuevo plan busca impulsar una villa sostenible, con oportunidades económicas y con calidad de vida.

El equipo de Gobierno -EH Bildu y Herriaren Eskubidea- recalcó los 14 años que han pasado desde su última aprobación en 2005. Jorge Varela, de Herriaren Eskubidea, incidió en que la revisión tendría que haber concluido en 2013, por lo que es «urgente» iniciar el procedimiento. «Estamos con el tiempo justo ya que el límite expira en 2021», señaló. Para la formación morada es un proceso «ilusionante», que aspira a generar un «Durango sostenible, ordenado debidamente y que sea la ciudadanía la que decida el modelo que quiere».

Según Aritz Bravo, de EH Bildu, el retraso ha propiciado cierto «anacronismo» por «trabajar con unas normas basadas en 2005». Durante la última legislatura, señalaron que levantar cinco torres de 18 plantas no respondían a la demanda. Por todo ello, este será «uno de los proyectos más importantes de la legislatura».

La jeltzale Mireia Elkoroiribe recordó que este procedimiento viene de lejos y que durante las pasadas legislaturas se han realizado diferentes trabajos previos que se incluirán en el PGOU como el mapa del ruido, la maya verde y diversos estudios técnicos. Recalcó la importancia de este plan, que regula «el suelo, «un bien preciado en Durango porque es muy limitado».

Elkoroiribe apostó por un municipio «para moverse a pie o en bici, para que jueguen los niños y con espacios para todos» e insistió en la necesidad de un consenso ciudadano. El PNV solicitó algunas modificaciones en el proceso de participación como incorporar al sector del turismo, comercio y educación, y también quiso saber el coste del proceso.

La socialista Jesica Ruiz habló del Durango del 2030 visto «con los ojos de nuestros hijos», como una villa de vehículos eléctricos, con medidas que aborden la eficiencia energética. Además, aseguró que si se ha producido retraso ha sido por «falta de consenso» entre partidos. Pidió consenso y «rigor y seriedad»en el proceso para construir una localidad «más sostenible y social».

Temas

Durango