Durango ofrece sus bosques para probar los tratamientos contra la 'peste del pino'

Aspecto que muestran los pinos afectados por el hongo. / M. SALGUERO
Aspecto que muestran los pinos afectados por el hongo. / M. SALGUERO

La oposición critica esta iniciativa e insiste que el óxido de cobre es «contaminante», mientras la alcaldesa niega que sea perjudicial

MANUELA DÍAZ DURRANGO.

La 'banda marrón y roja' que está diezmando la población de pinos llegó el martes al pleno de Durango. El equipo de Gobierno -PNV y PP- aprobó brindar a la Diputación el uso de parcelas forestales de titularidad municipal para «experimentar en los casos que fuera preciso» de cara a la búsqueda y aplicación de los tratamientos y protocolos más efectivos que prevengan la extensión de la enfermedad y la recuperación de parcelas ya afectadas. Además, mostró su apoyo a la estrategia vasca para la recuperación de bosques de coníferas que apuesta por tratamientos fungicidas con productos a base de cobre.

La alcaldesa, Aitziber Irigoras, fue rotunda y aseguró que no se trata de un contaminante puesto que no existen informes que demuestren que es perjudicial y si lo fuera la Diputación no lo usaría o incurriría en un acto ilegal y «cualquier Ayuntamiento lo llevaría a los tribunales». Sendas medidas respondían a la moción presentada por Herriaren Eskubidea -y apoyada por EH Bildu- para hacer desistir al ente foral de su plan de fumigar indiscriminadamente los bosques con óxido de cobre. Una petición que fue desestimada.

La propuesta del Ejecutivo local sorprendió a la oposición que criticó con dureza una medida que, a su juicio, «se pasa de frenada». Muy duro, el portavoz de EH Bildu, Dani Maeztu, lamentó que se ofrezcan los terrenos municipales para experimentar con plaguicidas cuando el Ayuntamiento lleva tiempo gestionando una política forestal buena sustituyendo a las coníferas por especies autóctonas. «Experimentos con gaseosa, por favor», espetó.

También recordó que esta cura para acabar con los hongos de los pinos, exitosa en Chile y Nueva Zelanda, no tendría las mismas consecuencias puesto que lejos de los kilométricos bosques de esos países, «en Euskadi, los bosques crecen junto a nuestras casas, los ríos están aquí mismo y consumimos esa agua». Según el exparlamentario, estudios medioambientales han demostrado que el uso de óxido de cobre es «contaminante» y «en Europa está considerado como componente químico tóxico». Pero pese a los efectos «en el medio ambiente y la salud de las personas» que pudiera generarse, el lobby forestal es «muy potente» y se seguirá por la vía de la fumigación. Según Maeztu, «el Ayuntamiento tiene algo que decir si se van a fumigar nuestros bosques y asegurar que no afecte a nuestra salud» y no acatar la decisión de la Diputación.

«Generar confusión»

Desde Herriaren Eskubidea, Jorge Varela insistió en que el menor impacto ambiental pasa por la biodiversidad y no por una fumigación y la plantación de eucaliptus. A su juicio, la enfermedad de las coníferas es la consecuencia de un sistema de monocultivo que buscaba hacer dinero rápido y que ha llegado a su fin. «La enfermedad y la caída de precios de la madera del pino» han profundizado en el declive este sistema «mal gestionado». Perplejo por la decisión del ejecutivo de «dejar que se fumigue en las parcelas municipales» exigió al Consistorio que explicara las medidas que aplicará para proteger el medio acuático y las personas. «En un municipio con una calidad del aire como tenemos en Durango, esta medida es echar más leña al fuego», afirmó.

Esta estrategia de recuperación de los bosques de coníferas busca para Herriaren Eskubidea «favorecer a intereses partidistas y al lobby maderero», un sector que genera unos 20.000 empleos solo en el País Vasco. «Es la salida más fácil y barata, pero se desconoce que efectos tendrá sobre el medioambiente o la salud».

Si bien la portavoz socialista Pilar Ríos insistió en que se ofrecerán las parcelas forestales «solo en los casos que fuera necesario», su homólogo de EH Bildu la lanzó con una dilapidaría frase «¿dejaremos en manos de la Diputación la salud de la ciudadanía de Durango en los casos que fuera necesario?». La alcaldesa fue tajante. «A EH Bildu le gusta generar confusión y mezcla medias verdades y medias mentiras».

Temas

Durango