Durango se niega a paralizar el derribo del gaztetxe

M. DÍAZ DURANGO.

El equipo de Gobierno de Durango -PNV y PSE- está dispuesto a facilitar cualquier informe jurídico sobre el derribo del edificio que alberga el gaztetxe, pero no paralizará las obras de demolición. La portavoz jeltzale, Goiztidi Díaz, aseguró que su derribo y el del puente anexo es «prioritario» para acabar con el problema de inundabilidad de la zona y que la oposición de EH Bildu obedece a «intereses ocultos».

Con el apoyo del PP, ayer echó por tierra la moción de la coalición soberanista en la que se exigían responsabilidades y se ponía en duda que el derribo de este edificio privado -que supondrá un coste de 850.000 euros que abonará el Ayuntamiento y la Agencia Vasca del Agua URA- «sea un gasto prioritario para destinar el dinero público».

La portavoz socialista, Pilar Ríos, esgrimió que vecinos y comerciantes de la zona llevan años pidiendo una solución por los problemas de ruido, suciedad y peligrosidad que genera el inmueble construido a instancias de Alejandro Amilibia en 1961. Recordó también que en septiembre de 2010 se elaboró un informe externo que expone la necesidad de actuar tanto en el edificio como en el puente. Díaz añadió que esta infraestructura, punto negro en inundabilidad, «es competencia municipal».

El portavoz de EH Bildu, Dani Maeztu, aseguró que el Ayuntamiento va a hacer lo más fácil, «poner dinero público sobre la mesa y que lo paguemos todos». Además, el punto negro del puente del gaztetxe no es mayor que el de Pinondo o el casco viejo, y que el Ayuntamiento podía haber fijado el derribo como carga urbanística de las posteriores construcciones. Jorge Varela, de Herriaren Eskubidea, lamentó que durante 48 años no se haya hecho nada y ahora se utilice dinero público «para hacer algo que no se corresponde».

 

Fotos

Vídeos