Durango frena el proyecto urbanístico en los terrenos del tren hasta que sea la consulta

Terrenos liberados por el tren en los que se proyecta abrir un vial y habilitar una rotonda. / Y. R.
Terrenos liberados por el tren en los que se proyecta abrir un vial y habilitar una rotonda. / Y. R.

Con los votos favorables de EH Bildu, Herriaren Eskubidea y del concejal socialista Mauricio García, y la abstención del Partido Popular

MANUELA DÍAZ DURANGO.

La Corporación de Durango decidió ayer paralizar las obras que se desarrollan en los espacios liberados por el tren hasta que se celebre la consulta para que el pueblo decida si está de acuerdo con el proyecto urbanístico que contempla la construcción de cinco torres. El acuerdo, solicitado a través de una moción de urgencia presentada por la plataforma ciudadana Erabaiki impulsora de la consulta con el aval de cerca de 4.000 firmas, salió adelante con el apoyo de EH Bildu, Herriaren Eskubidea y del concejal socialista Mauricio García, que ya presentó una alegación a título personal en septiembre para solicitar su paralización hasta la obtención de un estudio de movilidad y mostrar su apoyo al referéndum «vinculante».

El PP optó por abstenerse, mientras que el PNV y el PSE apoyaron una moción alternativa, en la que el equipo de Gobierno se decantaba por seguir desarrollando el proyecto, a la vez que solicitar a la comisión 'ad hoc', cuya constitución se aprobó ayer para llevar a cabo la consulta, que realizase un «estudio pormenorizado de todas las cuestiones necesarias al objeto de que todas las actuaciones sean de conformidad con el ordenamiento jurídico vigente».

El acuerdo plenario fue recibido con satisfación por parte de los miembros de Erabaki que asistieron ayer al pleno para esgrimir que «continuar con las obras puede traer consecuencias económicas en el caso de que en la consulta se decida parar el proyecto». Es por ello que en su exposición ante la Corporación, el representante de la plataforma ciudadana manifestó que, «apelando al sentido común, no entendemos porque se sigue con la ejecución. Si realmente hay intención por parte del equipode Gobierno de realizar la consulta de manera seria y sincera, se deberían de parar». Desde Erabaki también volvieron hacer hincapié en que con la comisión específica «no hace más que dilatarse y alargarse en el tiempo» el proceso.

Tras la lectura de la moción, Mauricio García aclaró que se mantendría consecuente a las alegaciones presentadas a título particular porque no quiere un Durango con torres. «La petición de Erabaki se ajustan a todo lo que pedí entonces y por eso votaré a favor», manifestó el edil socialista. De nada sirvió que minutos antes de que comenzara la sesión, la alcaldesa, la jeltzale Aitziber Irigoras, le solicitara el voto favorable a la moción alternativa que presentaba su partido, que gobierna en coalición con el PNV.

«Voluntad política»

La teniente de alcalde, la socialista Pilar Ríos, insistió en la necesidad de seguir con este proceso para garantizar que se realice conforme a la ley y evitar que se declare nulo como sucedió en Basauri. Una ejemplo que desmintió Jorge Varela, de Herriaren Eskubidea, que recordó que pese a que el delegado de Gobierno recurrió la consulta, el Ayuntamiento ganó el juicio. Para Varela, el único objetivo es generar «miedo y que no se lleve a cabo» antes de las elecciones. «Es una cuestión de voluntad política», subrayó.

Desde EH Bildu, Ion Andoni del Amo aseguró que no son más que «maniobras dilatorias» de una decisión que ha partido de la ciudadanía. «Al PNV le ha costado diez años darse cuenta de que es necesario revisar el proyecto» , pero son solo «fuegos de artificio» para dilatar la consulta. A su juicio, más que garantías jurídicas se trata de garantías éticas y «permitir que la consulta sea algo útil».

El PP, por su parte, no justificó su abstención.

Temas

Durango