Durango aprovecha el verano para adecentar la plaza del mercado

Aspecto degradado del interior de la plaza del mercado, que acoge los puestos de baserritarras. / Y. R.
Aspecto degradado del interior de la plaza del mercado, que acoge los puestos de baserritarras. / Y. R.

Las obras arrancarán el lunes, por lo que los puestos de baserritarras de los sábados se trasladarán al pórtico hasta septiembre

MANUELA DÍAZDURANGO.

La plaza del mercado de Durango cerrará sus puertas a partir del lunes para adecentar las instalaciones hasta septiembre. Con un presupuesto de 66.400 euros, se procederá a la reparación del interior y pintado con hojas, hortalizas y frutas de las paredes para poner en valor el uso del edificio. Se trata, de una medida que viene del anterior equipo de gobierno, y que responde a las numerosas quejas de baserritarras y productores sobre las malas condiciones del espacio, que incluso llegaron a concentrarse hace unos meses en protesta por la dejadez que el mercado vive desde hace años.

Las obras, que obligarán a los puestos de baserritarras a trasladarse al pórtico de Santa María desde el próximo sábado hasta septiembre, se prologarán durante dieciséis semanas. Contemplan la sustitución de los dos lucernarios, la revisión de la cubierta para reparar las goteras y la reparación de las paredes. No solo se repararán las zonas más degradadas, sino que se pintará todo el interior con una decoración de hojas, hortalizas y frutas, que potencien el uso baserritarra de las instalaciones.

Proyecto consensuado

Se trata, según el nuevo ejecutivo municipal, de «adecentar» uno de los iconos más antiguos de la villa. Servirá de punto de partida para la regeneración del mercado de abastos tras años de demanda. EH Bildu y Herriaren Eskubidea abrirán un amplio proceso para ponerlo en valor como un lugar abierto, atractivo y polifuncional. Para ello, elaborarán un proyecto consensuado con baserritarras y comerciantes, y estudiará otras experiencias llevadas a cabo en otros municipios.

La coalición EH Bildu apuntaba durante la campaña electoral la defensa de un espacio unificado para productores, baserritarras y el mercado de abastos, donde se prime al producto local frente a revendedores. Una línea que también defienden representantes de los baserritarra, que piden visibilidad y un plan de reactivación del comercio.

En las dos últimas décadas, el mercado ha pasado de no tener espacio para más puestos a contar con apenas una docena sin tener en cuenta a personas jubiladas que se dedican a la reventa. Con el objetivo de dar un impuso al sector, en 2013 se puso en marcha la mesa de baserritarras, que tras solo un año en funcionamiento, volvió a tomar impulso el pasado mes de febrero, pero a día de hoy se mantiene inactiva.

Temas

Durango