Durangaire muestra su preocupación por los efectos de la emisión de benceno

M. DÍAZ DURANGO.

Las reacciones al estudio realizado por el Departamento de Medio Ambiente del Gobierno Vasco y en el que se exige a dos fundiciones de Durango que corrijan sus emisiones de benceno, un hidrocarburo aromático cancerígeno, no han tardado en llegar. La plataforma ciudadana por la calidad del aire, Durangairea, creada hace cerca de dos años, exigió ayer mayor transparencia. Por ello, insta a que se haga público el informe de Lakua y se analicen a fondo «las medidas correctoras y preventivas» que deberán implantar las empresas contaminantes tanto de Durango como de otros municipios de la comarca. Sobre estas plantas también solicitaron un seguimiento y revisión «exhaustiva» de sus procesos productivos y de sus correspondiente autorizaciones y licencias ambientales. Medidas que extendieron al tráfico y a la gestión de los montes.

La plataforma lamenta que el equipo de Gobierno de Durango haya estado defendiendo toda la legislatura que la calidad del aire es buena, y que la publicación del estudio justo ahora es puramente electoralista. Desde el colectivo aseguran que la calidad del aire es algo que les preocupa por los efectos que puedan ocasionar en la salud de los vecinos.

No ha sido la única reacción al informe. El jueves, el portavoz de Herriaren Eskubidea, Julián Ríos, lamentaba que después de dos años denunciando la calidad del aire, «moción tras moción», el estudio les ha dado la razón. «Es bochornosa esta inacción permanente que ya dura dos años», censuró.

Temas

Durango