«Ser diferente es común»

Integrantes de la Asociación de Integración para Discapacitados de Amorebieta-Etxano en la celebración de su 25 aniversario. / E. C.
Integrantes de la Asociación de Integración para Discapacitados de Amorebieta-Etxano en la celebración de su 25 aniversario. / E. C.

Un claro mensaje que lanzará este lunes la asociación de integración para discapacitados de Amorebieta-Etxano en el pregón de los 'Cármenes'

NAHIKARI CAYADOAMOREBIETA-ETXANO.

Querían llenar un hueco en las vidas de las personas y se han convertido en un referente de fuerza y voluntad. Veinticinco años después de su creación, a Asociación de Integración para Discapacitados (AIDAE) de Amorebieta-Etxano se muestra orgullosa de que «las personas discapacitadas tienen la oportunidad de socializarse en el pueblo, algo que antes era imposible». «Ser diferente es común», proclama el colectivo que el lunes será el protagonista de encender la mecha a los 'Cármenes'.

Su trabajo ha servido de ejemplo para otras asociaciones, como es el caso de Geu Be en Durango. El «trato familiar» distingue a este colectivo, que cuenta con «profesionales contratados específicamente para que la relación sea más cercana», aclara Julia Orbe presidenta del colectivo, que cuenta con alrededor de 300 socios, 30 de ellos usuarios de entre 18 y 61 años.

Orbe, que el lunes a las ocho de la tarde protagonizará la lectura del pregón de los 'Cármenes' junto a la vicepresidenta Esti Martín y Ana María Delgado, recuerda que lo que le motivó a formar la asociación fue la situación de desamparo que vivían las personas discapacitadas una vez cumplida la mayoría de edad. «Tuvimos ayuda por parte del Ayuntamiento, que comprendió perfectamente lo que queríamos», recuerda esta madre de un hijo de 46 años que forma parte de AIDAE.

Logros y carencias

Con el apoyo del entonces maestro del aula especial del colegio de Larrea, Juan Luis Calvo, y el director del centro, Luciano Martínez, en estos momentos concejal de cultura y deporte y presidente de la fundación Ametx, lograron montar su primera sede en los bajos del centro de Zelaieta antes de su remodelación. «Nos dejaron un pequeño local donde poder hacer actividades después de las clases. Conseguí dos pedagogas especialistas para que estuvieran con los chavales y estuvimos un año allí, hasta que conseguimos dar forma al centro Nafarroa» revela Orbe.

El Ayuntamiento medió para que la Diputación habilitase allí un centro de día para personas discapacitadas. Los usuarios reciben asistencia de 9.00 a 17.00 horas. Cuentan también con ocio inclusivo y tiempo libre hasta las 19.00 horas a cargo del Consistorio. La agrupación ofrece distintas alternativas para las vacaciones y alguna escapada de fin de semana.

Entre sus proyectos de fufuro destaca la creación de un grupo para menores. «Es una edad que está en el limbo, sin un colectivo que ofrezca actividades de ocio adaptadas para ellos». Al mismo problema se enfrentan las personas mayores de 65 años. «Ahora viven más años, y eso no se ha previsto por las instituciones», apunta la presidenta de AIDAE.