Se desvelan posibles pactos y el PP se reivindica como clave en Durango

M. DÍAZ DURANGO.

La ajustada diferencia entre PNV y EH Bildu contempla unas elecciones reñidas y un escenario incierto tras el 26-M. Ante el panorama actual, los candidatos a la Alcaldía de los cinco partidos con representación municipal admitieron ayer la necesidad de llegar a acuerdos para gobernar el Ayuntamiento de Durango.

La cabeza de lista de EH Bildu, Ima Garrastatxu, fue la encargada de abrir la pregunta lanzada por el periodista Jon Egaña, de la SER, sobre un posible pacto con Herriaren Eskubidea para arrebatar el gobierno al PNV-PSE. Reconoció que «probablemente» lo aceptaría, mientras que Herriaren Eskubidea se dejó querer asegurando que primero se «sentarían a hablar» y que se podría llegar a aunar esfuerzos para que Durango avance. No en vano, sendos partidos han ido de la mano a lo largo de la última legislatura en buena parte de la política municipal.

La jeltzale Mireia Elkoroiribe no dijo ni que no, ni que sí, pero insistió en la necesidad de conseguir un «gobierno estable y fuerte», lo que le obligaría -de repetirse los resultados de las últimas elecciones- a pactar con PSE o PP. El matrimonio entre jeltzales y socialistas ha ido como la seda en esta legislatura, sin embargo, el cambio de líderes podría suponer un hándicap.

El 'feeling' logrado entre la jeltzale Aitziber Irigoras y la socialista Pilar Ríos podría resquebrajarse. La socialista Jessica Ruiz aseguró que sus votos serán decisivos «para un lado y para otro» e irán más allá del contexto marcado por el partido en Bizkaia. «El acuerdo se tomará en Durango», precisó.

El PP, con su candidata Aiala Eguiluz, reprochó al presentador de «excluirla» del futuro pacto y matizó que el concejal de su partido ha si clave en la toma de decisiones. Pese a todo esperarán a los resultados para valorar.

Temas

Durango