«Hacer deporte nos da la vida»

El frontó Olazar de Zaldibar acogió ayer el vigésimo segundo encuentro de gimnasia de mayores del Duranguesado. / M. DÍAZ
El frontó Olazar de Zaldibar acogió ayer el vigésimo segundo encuentro de gimnasia de mayores del Duranguesado. / M. DÍAZ

Alrededor de 200 personas de entre 55 y 102 años participaron en Zaldibar en el vigésimo segundo encuentro de gimnasia

MANUELA DÍAZZALDIBAR.

A sus 78 años, Pilar Zaldibar se sentía como una niña que actúa por primera vez en público. Los nervios derivados de su exigencia para no perder el compás y la coreografía cesaron una vez que empezó a sonar el ritmo del 'Perdón' de David Bisbal. Sus piernas y caderas rejuvenecieron cuatro décadas y junto a la docena de compañeras de gimnasia de la Mancomunidad en Zaldibar, con las que entrena dos veces a la semana, hizo su mejor actuación. «Hacer deporte nos da la vida», admitía esta zaldibartarra de cuerpo menudo y puro nervio.

Ella fue una de las 200 personas de entre 55 y 102 años que tomaron parte ayer en Zaldibar del vigésimo segundo encuentro de gimnasia de mayores del Duranguesado que organiza el Servicio de Mayores de la Mancomunidad. Fueron el último grupo en actuar, como anfitrionas que eran, antes de que todos los presentes salieran a la cancha del frontón Olazar para bailar un último tema al unísono.

La edad o la movilidad no importaron, el baile rompió barreras y sembró de entusiasmo las gradas. Pilar Amilibia, de 68 años, se reunía junto a sus compañeras de baile del polideportivo de Elorrio tras representar la animada coreografía de 'Gimme Hope Jo'anna'. Ninguna de ellas está dispuesta a dejar de ir a las sesiones de baile porque además de mantenerlas agiles y activas, les aporta «alegría, risas, diversión y amistad».

Amilibia dejaba ver también una realidad presente en cada edición. Y es que son muy pocos los hombres que se animan a hacer gimnasia. «Supongo que les dará vergüenza, pero no saben lo que se pierden», señalaba. Además de personas que viven en sus domicilios y acuden a clases que ofrecen los polideportivos y ayuntamientos de Elorrio, Abadiño, Iurreta, tomaron parte personas de las residencias Astarloa y Barandiaran de Durango y la de Elorrio.

Los participantes de mayor edad fueron galardonados por la Mancomunidad. «El ejercicio físico realizado de forma continua y controlada previene el envejecimiento precoz, retrasa el envejecimiento fisiológico y evita la aparición de algunas enfermedades, ya que ayuda a mejorar el apetito y el sueño y evita la obesidad», recordó el presidente de la Mancomunidad, Aitor López.