Denuncian ante los tribunales el plan urbanístico que permite ejecutar 5 torres en Durango

Representantes de Herriaren Eskubidea, en el Ayuntamiento. / M. DÍAZ
Representantes de Herriaren Eskubidea, en el Ayuntamiento. / M. DÍAZ

El recurso interpuesto por Herriaren Eskubidea ante las irregularidades detectadas en el proceso pretende paralizar de forma definitiva la urbanización

MANUELA DÍAZ DURANGO.

«Ya que no es la voluntad política quien paraliza el proyecto que permitirá la ejecución de las cinco torres, lo hará un juez». El portavoz y candidato a la Alcaldía de Durango por Herriaren Eskubidea, Julián Ríos, anunció ayer que ante las largas del equipo de Gobierno para cumplir con la decisión ciudadana de paralizar las obras de urbanización de los terrenos liberados por el soterramiento del tren, su grupo ha presentado ante los tribunales una denuncia contra el Programa de Actuación Urbanística (PAU) y el Plan Especial de Reforma Interior (PERI) de dichos terrenos. Se trata de la segunda denuncia que su formación interpone ante este proceso, después de que en octubre de 2017 demandaran junto a EH Bildu el convenio relativo a la reparcelación del PERI entre el Ayuntamiento y Euskal Trenbide Sarea.

La formación avalada por Podemos presentó el pasado 28 de enero un recurso contencioso-administrativo de forma directa contra el PAU, e indirecta contra todo el PERI Ferrocarril, por las repetidas irregularidades detectadas desde sus inicios. El concejal Jorge Varela detalló que se tratan de «irregularidades que podrían derivar en perjuicios económicos para las arcas del Ayuntamiento». En su opinión, el equipo de gobierno municipal -PNV y PSE- no tiene voluntad de paralizar el proyecto, ni de dar voz a la ciudadanía, a pesar de estar en marcha un proceso de consulta ciudadana.

«Crearon una comisión ad hoc para hacer un seguimiento de los pasos a dar para la celebración de la consulta popular, pero es solo un mecanismo para dilatar el proceso», aseguró. Desde que en enero se creara la comisión todavía no se ha abordado el tema de la fecha y pregunta de la consulta para la que se creó. «Se han limitado a traer a asesores jurídicos y urbanísticos para informarnos sobre lo que supone una consulta», matizó Ríos.

En este sentido y pese a que el 29 de enero se aprobó la petición de la plataforma ciudadana Erabaki para paralizar el proyecto, el Ayuntamiento «no ha emitido ningún decreto para hacer efectiva esa paralización». «La única manera de garantizar su paralización es a través de esta demanda, que sacará a la luz todas las irregularidade», aseguró.

Esta paralización permitirá «comenzar de nuevo», advierte el portavoz de Herriaren Eskubidea. Para su grupo, se trata de una oportunidad única para «decidir qué hacer y ajustarlo a las necesidades actuales». Si bien insisten en que es necesario abrir un debate para que la ciudadanía defina la zona, que su equipo apuesta por convertir en un pulmón verde los 60.000 metros cuadrados, que albergue espacios deportivos y de ocio y que contribuya a mejorar la calidad de vida de la ciudadanía y la calidad del aire.

Temas

Durango