«El consumo de morcilla ha crecido en los últimos años»

Premiados en el sexto concurso de morcillas de Elorrio posan junto a corporativos de Elorrio. / E. C.
Premiados en el sexto concurso de morcillas de Elorrio posan junto a corporativos de Elorrio. / E. C.

Barturen, de Bermeo, y Otamendi, de Arrasate, ganan los premios del jurado y del público en el concurso de la sexta Buzkantza jaia de Elorrio

MANUELA DÍAZ ELORRIO.

Comer morcilla está de moda. El elorriarra Patxi Aranberri asegura que el consumo ha crecido en los últimos años. «La gente ha vuelto a los productos naturales elaborados de manera artesana y desde que se lleva organizando la Buzkantza jaia en Elorrio se nota que han probado el producto, les gusta y quieren repetir», afirma. Solo ayer, tras celebrarse la sexta edición del concurso de morcillas,vendió 30 kilos en su carnicería.

Su receta obedece a los cánones de la morcilla tradicional de Elorrio y del Duranguesado, con verduras frescas, manteca, un 10% de arroz, un toque de picante y nada de especias. Una elaboración que lleva siguiendo a pie juntillas desde que hace 27 años la heredara de Juan Gallastegi en el traspaso de la carnicería que hoy regenta en la villa. En este tiempo se ha convertido en uno de los referentes de este producto en la comarca, e incluso exporta a otras zonas como Barcelona o Madrid. «Hay un cocinero de Barcelona que cada vez que viene se lleva 30 kilos», admite.

Si bien ya conoce el sabor de la victoria en la 'Buzkantza Jaia' -ganó hace tres años-, el domingo tuvo que conformarse con ser uno de los cuatro finalistas. En apenas una hora los 250 vales para su degustación se agotaron. «El éxito de la cita ha sido radical, mucha gente se ha quedado fuera y nuestro objetivo es ahora idear un planteamiento nuevo para acoger a más gente en la próxima edición», apuntó Cristina Sierra, responsable de la Oficina de Turismo de Elorrio, organizadora del evento.

Conocer las sociedades

La iniciativa, que comenzó siendo algo del pueblo, ha desbordado las previsiones. «Desde octubre ya se reciben llamadas preguntado si se pueden reservar tickets para ese día», detalla Sierra para mostrar las dimensiones que está adquiriendo este certamen. La responsable de la Oficina de Turismo destaca que se trata de una oportunidad única para, además de degustar las mejores morcillas, conocer las sociedades gastronómicas de la localidad que abren sus puertas al público para esta cita.

Durante la degustación popular, además de probar las cuatro morcillas finalistas, el público votó su opción preferida que este año correspondió al producto elaborado por Jose Ramón Otamendi de Arrasate. El premio del jurado correspondió a Joseba Barturen de Bermeo. Compartieron la final con Patxi Aranberri de Elorrio y Morga de Mungia. «El nivel ha sido extraordinario y muy igualado», señalan desde la organización del certamen que incluso permite a los establecimientos que estrechen lazos. De esta manera, Aranberri acudirá al próximo concurso de San Martín en Bermeo.

Tanto el premio del jurado como las cuatro finalistas fueron seleccionados por un comité de reputados restauradores como el zornotzarra Beñat Ormaetxea del Jauregibarria de Amorebieta, los durangueses Iñaki Uribe, de Saltsan, e Iñigo Kortabitarde, del Kobika, respectivamente, e Iñigo Fuertes del Akebaso de Atxondo, a los que se unió el cocinero Eneko Ordorika del Zallo Barri de Gernika.

Temas

Elorrio