«Tenemos que ser conscientes de que nos puede pasar a nosotros»

NAHIKARI CAYADO DURANGO.

¿De qué sirve establecer contraseñas, códigos de seguridad o digitalización de huellas para mantener segura la privacidad de los dispositivos electrónicos, si a lo mejor con un simple click estás autorizando a cualquier desconocido a que acceda a los documentos más personales? Con esta pregunta Iñigo García Merino, experto en ciberseguridad, alertaba de la imprudencia de aceptar cosas en Internet sin leerlas con detenimiento. El jefe de

información y ciberseguridad de Siemens Gamesa se acercó el jueves por la tarde al colegio San José Maristak de Durango para enseñar a proteger los archivos guardados en la red.

Empresarios, alumnos y curiosos escuchaban con detenimiento las explicaciones de Merino, que recalcó lo «impactantes» que son los números a la hora de contabilizar los casos de suplantación de identidad en plataformas digitales. En la mayoría de los casos lo hacen a través del 'phishing', uno de los métodos más comunes de robo de identidad por internet, a través del cual un extraño consigue la contraseña del correo electrónico para acceder a la bandeja de entrada. García Merino indicó que en su empresa detectan 40 de estos casos al mes. «Un enorme problema de gran impacto», con el que se podría poner en riesgo la seguridad y la salud de la empresa, ya que el delincuente podría hacerse con una enorme cantidad de dinero.

Además de a organizaciones, este tipo de ciberataques suceden de manera habitual entre particulares.Siemens Gamesa realiza una serie de encuestas anuales en las que se pregunta a la ciudadanía sobre cómo actúa al recibir un email de un remitente desconocido (si lo reportan, lo eliminan o lo reenvían...). Y los resultados detectan que el norte de Europa está más concienciado que el resto del continente.

Whatsapp

«Tenemos que ser conscientes de que nos puede pasar a nosotros», advirtió este experto, quien hizo especial hincapié en que la incredulidad es el primer error de las personas que caen en este tipo de trampas. La confianza de recibir un mensaje y clicar sobre él puede traer grandes consecuencias. La semana pasada se registraron varias denuncias en Durango para alertar que a través de whatsapp se recibía un SMS con un código. De pincharlo, se suplantaba la identidad y el estafador podía acceder a todos los contactos y recibir y enviar mensajes en nombre de la persona engañada. García Merino insistió en que se trata de otra forma de fraude, pero no de ciberataque, ya que es el propio usuario quien acepta que desconocidos entren en su dispositivo. Es por ello que recomendaba no aceptar ni abrir mensajes de personas desconocidas.