El colectivo contra las cinco torres en Durango recurrirá que no se someta a consulta este plan

Asegura que 449 firmas de las 3.433 firmas presentadas «han desaparecido y no se han tenido en cuenta» para que la Alcaldia frene la demanda vecinal

MANUELA DÍAZ DURANGO.

La plataforma vecinal que se opone a la construcción de cinco torres en el centro de Durango y que reclama una consulta popular no salía de su asombro cuando a través de las redes sociales tenía conocimiento de que la Alcaldía de Durango frenaba su petición de referéndum por la falta de 76 firmas. Además de mostrar su malestar, Erabaki aseguraba su intención de recurrir la decisión puesto que, a su entender, las cifras no cuadran. «Hay un total de 449 firmas presentadas que han desaparecido y no se han tenido en cuenta», afirman.

La decisión cayó como un jarro de agua fría entre los miembros de la plataforma. «Teníamos claro que el Ayuntamiento no nos lo iba a poner fácil, pero estábamos convencidos de que no íbamos a tener ningún problema con las firmas, no lo entendemos, pero no nos quedaremos de brazos cruzados y vamos a recurrir», apuntaron. Tras conocer que les faltaban 76 firmas, realizaron ayer un «recuento exhaustivo» confirmando que «no se han contado todas las presentadas y que hay un número importante desaparecidas».

Con el objeto de aclarar estos datos, han solicitado una reunión con el equipo de gobierno. En su opinión, la resolución de la Alcaldía pone de manifiesto que el equipo de Gobierno «está dilatando los tiempos y buscando cualquier resquicio para evitar la consulta o posponerla hasta después de las elecciones», manifestaron indignados.

La noticia se daba a conocer el mismo día en el que expiraba el plazo para responder a la solicitud de consulta y verificar las firmas. Ese día la Alcaldía enviaba a todos los partidos su negativa a realizar el referéndum. Según el escrito, Erabaki no había conseguido el número de rúbricas exigidas por ley para seguir adelante. En un decreto, que la plataforma aseguró no haber recibido a día de ayer, explicaba que de las 3.433 firmas presentadas se han validado solo 2.885 firmas. Un número que se quedaba a solo 76 firmas de las 2.961 que corresponden al 10% de personas empadronadasel 1 de enero de 2018, necesario para obligar al Ayuntamiento de Durango a abrir una consulta popular.

Estas cifran que, según Erabaki, «rondan el 10% del censo empadronado y el 15% del electoral», no se ajustan a la realidad de los datos. La plataforma vecinal también lamentó que la alcaldesa de Durango les exija el 10% de la población empadronada en la localidad, en lugar del censo electoral de las últimas elecciones de 2015, que fue de 22.060 personas, y con el que ya hubieran conseguido el referéndum hace tiempo.

El plan urbanístico, el del PERI Ferrocarril, que supondrá la construcción de las 554 viviendas en cinco torres de 18 alturas parece seguir adelante. Tumbar la consulta es para la plataforma ciudadana una bofetada. «Es una de las mayores obras que va a acontecer en Durango y debe contar con el apoyo de sus habitantes», expusieron ayer en un comunicado. La decisión no pilla por sorpresa. Hace apenas unas semanas la consejera de Desarrollo Económico e Infraestructuras, Arantza Tapia, afirmaba que «el Gobierno vasco no contempla una consulta, ni que esta condicione el proyecto». El viceconsejero de Infraestructuras y Transporte Antonio Aiz, en Durango, aseguró que el plan es una oportunidad para que el Gobierno vasco recupere parte de la inversión destinada en Durango y que suma 250.000 euros.

Temas

Durango
 

Fotos

Vídeos