«Un clown es un revolucionario de la sociedad en la que vivimos»

Katz y Ganso posan junto a una de las fotos que Txelu Angoitia muestra en San Agustín. / N. CAYADO
Katz y Ganso posan junto a una de las fotos que Txelu Angoitia muestra en San Agustín. / N. CAYADO

Marcelo Katz, experto en la formación de clowns, participa en el séptimo encuentro de payasos Topaklown, que se desarrolla hasta el domingo en Durango

NAHIKARI CAYADO DURANGO.

«El payaso transmite lo que siente mediante impulsos sin pensar en cómo o en por qué». Este es el claro mensaje que Marcelo Katz trata de inculcar a las 200 personas que participan en los cursos que se ofrecen hasta el domingo en Topaklown. La séptima edición, que arrancó el miércoles, incluye nueve espectáculos, varios de ellos estrenos, y una exposición de fotos. «Un clown es un revolucionario de la sociedad en la que vivimos, donde importan más las apariencias y nos enseñan a las personas a cómo mostrarse frente a los demás», matiza el prestigioso maestro argentino.

Katz trata de enseñar en Durango a «divertir y a emocionar» a los dos centenares de personas que se han apuntado a sus clases procedentes de las distintas familias de las artes escénicas, como el teatro, el circo, a la danza, y como no podría ser de otra manera, al clown. «Para llegar a ser un buen clown hay que trabajar muchísimo, no vale solamente con tener facilidad para hacer gracia. Hay que desarrollar los impulsos que permiten salir de lo real y viajar hacia el territorio del juego», apostilla.

A su lado, Gorka Ganso, director de Topaklown y todo un referente en el mundo de los payasos a nivel nacional, apostilla que «la mayoría de personas que se sumerge en el mundo del clown son muy tímidas y les cuesta mostrar sus sentimientos». Este es su caso y el del propio maestro argentino. Ambos se definen como personas vergonzosas que se transforman al subirse sobre el escenario para afrontar los retos que les ofrece esta profesión.

«Nos mueve la pasión por lo que hacemos y siempre estamos buscando nuevos desafíos para continuar aprendiendo, es una continua progresión», apostilla el responsable de la consolidada cita en Durango.

Amplio paraguas del humor

Payasos, bufones, máscaras... el amplio paraguas del humor abarca un sinfín de disciplinas, con puntos en común pero divergentes a su vez. «El clown es inocente, muestra lo que le pasa en cada momento. El bufón, en cambio, tiene más picardía, delata y trata, desde su locura, temas institucionales o problemas de la sociedad comoel bulling o el racismo. Las máscaras te permiten tomar otra personalidad. No tiene que ser necesariamente una careta, sino que un simple tacón de la mujer ya está cambiando el porte de la persona», matiza Katz.

El argentino sabe muy bien de lo que habla, pues dirige e imparte clases en el Espacio Aguirre de Buenos Aires, donde se han formado más de 3.000 alumnos amateurs y profesionales. Decidió formar esta escuela en 1997, tras viajar por prácticamente todo el mundo.

Su apretada agenda le ha permitido hacer un hueco para acercarse al encuentro de Durango, «muy conocido en el resto de festivales por los que voy. Se ha instalado muy fuerte», destaca. Marcelo Katz ensalza, en este sentido, la gran labor tanto del director de Topaklown como de la programadora de San Agustín, Arantza Arrazola, para «lograr una convocatoria tan bien armada. Gorka aporta las ideas y tiene claro lo que la gente quiere ver, Arantza, en cambio, es la encargada de ponerlo en marcha y coordinarlo. No es nada fácil mezclar lo metódico con el orden, y cuando se hace bien, la gente lo agradece y regresa».

El encuentro de clowns ofrece hoy una doble función en San Agustín. Comenzará a las 20.00 horas con la comedia 'Lubbert', del catalán Inda Pereda, inspirada en 'El jardín de las delicias', de El Bosco. Dos horas después le tocará el turno a 'Esto no me lo esperaba', con la que Zanguango Teatro hace una reflexión cómica y divertida sobre el papel que tienen las personas en su vida.

Mañana, a las 22.00 horas, tendrá lugar el primer Klown Kombat. Un combate compuesto por dos equipos de payasos, un árbitro y el público, que ejercerá de juez. Dos horas antes el mismo espacio acogerá el estreno de 'Benditas, todo viene del cielo', de El Mono Habitado. Topaklown se despedirá el domingo con la muestra de los participantes en los cursos. El hall de San Agustín, además, acoge una exposición de fotos de Txelu Angoitia, autor del cartel que ilustra la edición de este año

Temas

Durango