«Los chicos prefieren jugar al fútbol que bailar»

Actuación del grupo de danzas Iluntze antes de que diera comienzo el izado del txopo el sábado al mediodía. / NAHIKARI CAYADO
Actuación del grupo de danzas Iluntze antes de que diera comienzo el izado del txopo el sábado al mediodía. / NAHIKARI CAYADO

El grupo de danzas Iluntze es elegido Personaje del año en las fiestas de Matiena por mantener la tradición vasca durante 37 años

NAHIKARI CAYADO ABADIÑO.

Su participación en las fiestas de Matiena le ha merecido al grupo de danzas Iluntze de Matiena el premio al Personaje del Año que concede la comisión de fiestas de los 'Sanprudentzios'. Con sus bailes se abre, de hecho, el inicio oficial del programa, que este año arrancó el pasado sábado al mediodía. La concesión fue toda una sorpresa. Al terminar los bailes, que darían paso al izado del txopo, fueron agasajados por Inma Zapardiez, concejal de Festejos.

El premio se mantiene siempre en secreto hasta que concluyen las tradicionales danzas del veterano grupo local. A los dantzaris casi no les dio tiempo a reaccionar en cuento se dio a conocer: «Este año queremos homenajear a un grupo local que siempre participa de manera activa en las fiestas y mantiene la tradición vasca en Matiena: Iluntze».

Aimar Pérez e Itxaso Urkia, en representación del colectivo, reconocían que «no nos lo esperábamos para nada. Nos hace muchísima ilusión». Ambos comenzaron su trayectoria en Iluntze desde bien pequeños y, con el paso del tiempo, se han convertido en monitores de las nuevas generaciones.

«Se va a perder»

El más veterano de los dos lleva más de tres décadas bailando. «Comencé cuando tenía seis años y llevo 33». Aimar Pérez ha vivido la evolución del grupo en primera persona y recuerda cómo en sus inicios la afluencia de dantzaris era mayor. «Sí que es cierto que antes se bailaba más, los tiempos han cambiado», admitía.

Después de dos décadas en el grupo, Itxaso Urkia también ha vivido la evolución del grupo y coincide con Aimar en que es «evidente que hay más chicas que chicos. Llegan a una edad en la que prefieren jugar al fútbol que bailar euskal danzas». En estos momentos, que cumplen 37 años de andadura, reúnen a medio centenar de dantzaris infantiles y una treintena de adultos. «Tenemos problemas para completar el grupo pequeño de chicos, que está compuesto por ocho», lamentaba Aimar. Las chicas, sin embargo, cuentan con cuatro grupos. «Si esto continúa así, tendremos que enseñar a las mujeres a bailar las danzas de los hombres, como ya se está haciendo en otros pueblos», detallaron.

Los monitores aprovechan el premio para animar a la juventud a formar parte de Iluntze. «Queremos animar a los jóvenes a que aprendan euskal dantzas, es nuestra tradición y tenemos que mantenerla», matizaba el más veterano. Urkia además, recalcaba la necesidad de relevo generacional, pues «si no tenemos quien nos siga, se va a perder esta parte de nuestra cultura y es una verdadera pena».

Su empeño por llevar la tradición vasca por cada rincón del territorio ha llevado a Iluntze a hacerse con el reconocimiento del personaje del año, al igual que en 2012 el Ayuntamiento premió su trayectoria con otro galardón.