El cambio climático se ceba con las ovejas del Duranguesado

La trashumancia por las cañadas del parque natural de Urkiola atrajo a medio millar de personas en la anterior edición. / MANUELA DÍAZ
La trashumancia por las cañadas del parque natural de Urkiola atrajo a medio millar de personas en la anterior edición. / MANUELA DÍAZ

Patxi Solana, que dirigirá la trashumancia el día 29 por Abadiño, asegura que su rebaño ha sido pasto de las moscas que proliferan por el calor

NAHIKARI CAYADODURANGO.

Las ovejas del Duranguesado también sufren en sus propias carnes los efectos del cambio climático. «Lo que hemos visto este año no había ocurrido nunca», relata Patxi Solana, el pastor de Alluitz Natura, que estos últimos meses ha visto cómo las moscas se han cebado con parte de su rebaño. En total han sido tres los ovinos que han sido acribillados por las picaduras de estos insectos en un periodo de dos meses. «La primera víctima fue un carnero, que tenía la cabeza y el cuello repleto de gusanos. Inmediatamente lo limpié y gracias a un tratamiento logró sobrevivir. Al de poco tiempo, las moscas habían acribillado a dos ovejas. Desafortunadamente, una de ellas falleció», detalla.

Solana advierte que con la subida de temperatura han proliferado las moscas en los campos y en la cuadra. «El calor favorece a este tipo de insectos, pero a su vez perjudica a otro tipo de animales, como son las ovejas, en mi caso», apostilla. El cambio climático incide también de forma directa en la naturaleza que rodea su caserío ubicado en las faldas del Alluitz. «Llevo 17 años viviendo aquí. Cuando vine nevaba cada año, ahora rara vez vemos la nieve. Por no hablar de los higos, que los recogíamos en julio y este año lo estamos haciendo en septiembre», resalta.

Coincidiendo con la semana del clima, el Ayuntamiento de Abadiño y Alluitz Natura han decidido centrar las actividades que enmarcan el Baserri Eguna y la trashumancia en la necesidad de combatir este problema medioambiental. Será el día 29 cuando 120 ovejas del abadiñarra Patxi Solana y tres pottokas de Hamaika Izpi Zalditegia de Elorrio regresen a Urkiola en la cuarta trashumancia, una cita abierta al público que tras recorrer las cañadas que llegan al alto del parque natural culminará con una gran fiesta. «Decidimos que esta vez la trashumancia termine en ambiente festivo tras el éxito de participación que tuvo el año pasado. La gran fluencia nos pilló por sorpresa y nos desbordó todo», apunta desde la organización Silvia Formentí. Medio millar de personas participaron en esa cita para conocer de primera mano la importancia del caserío.

Dar de comer al rebaño

Y es que lo que nació con el objetivo de fomentar el turismo y poner en valor la belleza que rodea la comarca, es a día de hoy una actividad que atrae a curiosos de todas partes. «Hubo un año en el que vinieron hasta de Estados Unidos», matiza el pastor, quien añade que «el año pasado hubo un momento en el que no veía ni las ovejas de la cantidad de gente que había». Quien acuda a la cita del día 29 deberá estar en Atxarte a las 10.00 horas. Tras dirigirse a Txakurzulo, llegarán a las inmediaciones del santuario de Urkiola amenizados con trikitilaris. En este entorno, se iniciarán a las 12:30 varios talleres infantiles y de talo. Durante el paso de los animales, además, se ofrecerá una degustación de frutas. «Haremos alguna parada para repartir pienso entre los asistentes y que puedan dar de comer a las ovejas, es una actividad que gusta mucho», apunta el pastor.

Dos días antes, la plaza Traña de Matiena acogerá la octava edición del Baserri Eguna. En esta cita los niños podrán participar en talleres donde deberán relacionar imágenes de distintos lugares del planeta que han evolucionado como consecuencia del cambio climático, crear yoyós de madera, o pensar en nuevos usos para el paraguas. Además, se ofrecerán talos y se celebrará el tradicional concurso de lanzamiento de txapela, en el que la persona ganadora disfrutará como regalo de productos con el sello de calidad Eusko Label.

Temas

Durango