Beatriz Urigoitia facilita las claves para ser feliz al margen de las tallas

La duranguesa Begoña Urigoitia practica varios deportes. / E. C.
La duranguesa Begoña Urigoitia practica varios deportes. / E. C.

La ingeniera duranguesa afincada en Madrid, que cuenta con más de 64.000 personas seguidoras en su blog, se sincera en su último libro

NAHIKARI CAYADO DURANGO.

A un mes de cumplir 30 años, la duranguesa Beatriz Urigoitia ya había intentado todo para adelgazar. Dietas, tratamientos y visitas a endocrinos con los que no obtuvo ningún resultado. Todo cambió cuando su pareja le regalóun bono de entrenamiento personal. A través del blog 'Algo pasa con Uri', esta ingeniera industrial se ha convertido en un referente para todas aquellas personas que quieren cuidar su imagen sin tener en cuenta las tallas. «La gente se siente identificada conmigo porque ven que soy igual que ellas», apunta.

Con más de 64.000 personas que le siguen en su blog, comparte a diario su rutina de entrenamientos, sus deportes favoritos, recetas de cocina y consejos para «ayudar, motivar e inspirar a otras personas que lo necesiten». Ahora, ha querido plasmar en un libro su vida bajo el título 'Soy más que una talla. Buscando estar delgada, encontré cómo ser feliz'. El objetivo no es otro que «transmitir que, conseguir ser feliz y ayudarte del deporte y de una dieta sana para hacerlo, está al alcance de cualquiera. Nos pasamos media vida pendientes del peso y eso no puede ser». Eso sí, deja claro que el proceso no es fácil. «Tenemos que ser menos duros con nosotros mismos, y hay que aprender a decir 'yo soy así y me gusto'».

Se trata de un libro diferente a lo anteriormente publicado. «Estamos constantemente escuchando que no somos perfectas y viendo en portadas de revistas cuerpos esculturales que ni siquiera son reales», resalta Urigoitia. Ahí es donde entra su libro en acción. Doce capítulos en los que la duranguesa cuenta su historia real y enseña a cambiar los hábitos a través de su experiencia personal, donde se trabaja más lo mental que lo físico.»Estoy a favor de moldear el cuerpo como es lógico, pero sin obsesionarse y queriéndonos tal y como somos. Una persona con huesos anchos nunca podrá tener una talla 36, ni una persona bajita podrá desfilar en las mejores pasarelas, pero eso no es nada malo, todo lo contrario», revela.

Aunque reside en Madrid, recuerda con nostalgia Durango, donde vivió hasta finalizar sus estudios. En la época estudiantil jugó en el Tabirako. «No se me daba muy bien. No me gustaba moverme, era perezosa y poco constante. Cada vez que intentaba ejercitar mi cuerpo lo hacía con el único objetivo de adelgazar y, en cuanto no vería resultados, me dejaba llevas por el desánimo y abandonaba».

«Comer sano»

En 'Soy más que una talla' se incluye un test que permitirá saber cuál es el deporte ideal en función de la personalidad. «Depende de si eres activo, relajado o nervioso te conviene una disciplina u otra. De lo contrario te podrías aburrir o no estar cómodo mientras lo practicas», justifica. Ella practica el crossfit, running y yoga, que le ayuda a controlar la ansiedad por la mañana.

La alimentación también tiene su protagonismo en este libro. «No hay que obsesionarse con la alimentación ni con la báscula, solamente hay que saber una serie de aspectos para comer sano». Así lo hace saber a través de recetas fáciles y rápidas de preparar como ensaladas, verduras, salsas caseras y ligeras, comidas de tupper o bizcochos, para que no haya más excusas. «Estaba acostumbrada a comprar comida precocinada porque siempre como en la oficina a base de 'tuppers.' Ahora tengo recetas sencillas con las que en 10 minutos consigo algo rico, sano y bueno para mi estómago».

Temas

Durango