La banda de música resurge en Amorebieta

Integrantes de la banda municipal que se creó en Amorebieta en 1903 y se extinguió 73 años después. / E. C.
Integrantes de la banda municipal que se creó en Amorebieta en 1903 y se extinguió 73 años después. / E. C.

Cuatro décadas después de su desaparición y bajo la batuta de Aritz Labrador. Se presentará en el Zornotza Aretoa el 15 de junio

NAHIKARI CAYADOAMOREBIETA-ETXANO.

La localidad zornotzarra salda una deuda con su historia al recuperar su banda de música que atesora un legado de casi un siglo y que, sin embargo, ha permanecido inactiva durante más de cuatro décadas. Lo hará bajo la batuta de Aritz Labrador, quien está dispuesto a «hacer todo lo que esté en mis manos para que la cultura local no desaparezca».

Labrador, estudiante de direccción en Musikene, retoma la tradición con el objetivo de que Amorebieta «cuente con una banda que participe de forma activa en la vida social de la ciudadanía». De hecho, se hará oír el 15 de julio, durante el txupinazo de las próximas fiestas patronales. Pero su presentación oficial, sin embargo, ya está prevista para el próximo día 15 en el Zornotza Aretoa.

El proyecto ha conseguido ver la luz después de varios meses de preparación con una veintena de intérpretes. Se pretende que la banda creada en 1903 y que llegó a aglutinar a un centenar de zornotzarras vuelva a ser «un elemento cultural de gran trascendencia en la vida cotidiana de Amorebieta por su capacidad de dinamizar kalejiras, romerías u ofrecer conciertos», informó el concejal de Cultura en funciones, Luciano Martínez, durante la presentación de la nueva banda.

'Txapi', el veterano saxo

Zornotzako Musika Banda renace con aires renovados para adaptarse a «los nuevos tiempos». Es por ello que han optado por cambiar incluso hasta de logo «con el fin de darle vida a este proyecto que significó tanto para la ciudadanía de Amorebieta. Aquellas personas que disfrutaron con sus actuaciones recuerdan que el quiosco de música ubicado en el parque Zelaieta servía de altavoz del pueblo, allí era donde se ligaba los domingos», comentó Labrador. Es por ello que se ha escogido este elemento como representativo del colehan pretendido que el quiosco sea el elemento que represente a la banda en su nueva etapa.

En este resurgimiento se pretende, por un lado, «inculcar los valores culturales y musicales a la ciudadanía a través de conciertos, recitales o teatros animados», puntualizó el joven director. Labrador destacó también que la banda ejercerá una función pedagógica y didáctica. «Permitirá formarse a muchos jóvenes, de manera que puedan seguir tocando cuando acaben sus estudios de música», comentó.

Pero también tendrá una importante labor social, al tratarse de un proyecto «intergeneracional, que une a varias generaciones». El joven percusionista Javi Castaño, estudiante del conservatorio de Leioa, admitía en la presentación del grupo que le «hace muchísima ilusión formar parte de este proyecto» en el que compartirá escenario con veteranos músicos, como el saxofonista 'Txapi'. Este instrumentista, que ya formó parte de la anterior banda hasta su desaparición en 1976, no ha tenido ninguna duda de volver a incorporarse 43 años después.

La banda zornotzarra realizará su puesta de largo el día 15, a partir de las 19.30 horas y con entrada gratuita. La formación dará sus primeras notas oficiales acompañada por músicos de toda Euskadi para interpretar distintos instrumentos como el saxofón, clarinete, flauta, oboe, fagot, trompa, trompeta, trombón, tuba y percusión, a los que de forma puntual se unirán el piano, el arpa, el txistu o la trikitixa, entre otros.

«Creemos que el pueblo necesita ver y conocer qué es una banda de música», señaló Labrador. La cita del día 15 será una primera toma de contacto para que todo Amorebieta comience a comunicarse en un mismo idioma: el de la música.