El artista Rafa Peñafiel da forma al pasado heráldico de Durango

Rafa posa junto a uno de sus escudos que exhibirá en Ezkurdi. / R. P.
Rafa posa junto a uno de sus escudos que exhibirá en Ezkurdi. / R. P.

Ha conseguido recrear 22 escudos de la localidad, que se pueden observar en la sala de exposiciones de Ezkurdi hasta el día 24 de febrero

MANUELA DÍAZ DURANGO.

Reproducidos con tinta china, acuarela y óleo, el artista Rafa Peñafiel ha logrado dar forma al pasado heráldico de Durango después de un año de trabajo de búsqueda y recreación de los escudos de la villa y de apellidos de la localidad. En total ha reunido 22 escudos, entre los que se encuentran los dos que custodian el altar mayor de la basílica de Santa María de Uribarri, que podrán ver en la sala de exposiciones de Ezkurdi hasta el próximo día 24.

La mayoría de esta veintena de escudos pasan desapercibidos entre el trajín de la ciudadanía, por lo que a través de esta muestra se logra dar todo su esplendor a estas obras de arte. Pese a contar con la ayuda de Enrique Huerta, autor de un estudio fotográfico de los apellidos y escudos de Durango, el Archivo Municipal de la villa y la recopilación llevada a cabo por el historiador local Jesús Iturralde en su libro 'El escudo de Durango', la mitad de las obras no han sido identificadas. Es por ello, por lo que invita a todos los asistentes a poner luz sobre las mismas.

La exposición organizada por la Asociación Artística del Duranguesado, que podrá visitarse entre esta tarde y el día 24, de 18.00 a 20.00 horas y los fines de semana también de 12.00 a 14.00 horas, busca el guiño del visitante. Es por ello por lo que Peñafiel se ha decidido a organizar un concurso entre los asistentes y donará un cuadro a aquel que identifique el lugar en el que se encuentren uno o varios de los escudos que se exhiben en la muestra. En caso de empate se llevará a cabo una rifa.

Peñafiel asegura que tan solo le faltaría media decena de estampas por completar la recopilación de escudos que hoy en día se exhiben en edificios y palacios de Durango. «Ha sido una tarea complicada, ya que muchos de ellos están escondidos y otros tan a la vista que ni nos percatamos». La técnica de la tinta china le ha permitido ahondar en los detalles, algo en lo que este ingeniero jubilado ha disfrutado.

Junto a esta colección, Peñafiel incluye otros 25 lienzos en óleo y acuarela centrados en la figura y el retrato, en los que se aprecia el dominio de la técnica de este integrante de la Asociación Artística del Duranguesado.

Temas

Durango