El arte culinario de los 'Sanfaustos'

Javier Benito e Idoia Albizu, de la cuadrilla Marmitako, ganaron el concurso de sukalki. / NAHIKARI CAYADO
Javier Benito e Idoia Albizu, de la cuadrilla Marmitako, ganaron el concurso de sukalki. / NAHIKARI CAYADO

Javier Benito e Idoia Albizu, de la cuadrilla Marmitako, triunfaron en el primer concurso de sukalki. «Hay mucho nivel», destacó el jurado

NAHIKARI CAYADO DURANGO.

Durango se chupó los dedos con las salsas de sukalki que prepararon las 120 cuadrillas que ayer se animaron a romper el hielo del primer concurso de este guiso tradicional en el marco de las fiestas de San Fasuto. Desde primera hora de la mañana, el pabellón multiusos de Landako se convirtió en un ir y venir de cazuelas y delantales. «El truco está en venir temprano y hacer las cosas sin prisa, pero sin pausa para que la carne repose durante un par de horas y se empape en su salsa», apuntaba Araceli, sin perder de vista los fogones.

Ataviados, en su mayoría, con camisa blanca y pantalón vaquero, los participantes no dudaron en sacar sus mejores armas culinarias y demostrar que la villa destaca por su arte culinario. «Tengo que reconocer que me he estado formando, viendo videos de Argiñano y de Berasategi», se sinceraba el durangués Gotzon Idiondo, que conseguía quedar entre los diez primeros a pesar de presentarse por primera vez en un concurso gastronómico. «Para ser la primera vez no está nada mal», aseguraba sin poder ocultar la felicidad tras recibir un premio.

No lo tuvo nada fácil el jurado, compuesto por Txaro y Marta Atxurra, Uribarri Goirikoetxea, Susana Berasaluze, Iñaki Uribe, Eduardo Larrazabal, Iñaki Rodríguez, José Ignacio Basaguren, Jose Marrodán y Feli Urien. Coincidieron en que «hay mucho nivel». «Está siendo incluso superior al del marmitako» , advirtieron en relación al nuevo concurso que se ha creado ante la ausencia de bonito en estas fechas. Puede que esto se deba a que, según coincidían Carmen y Pili, «el marmitako es un plato más de costa, de verano. Aquí estamos más acostumbradas al guisado».

El rico olor a carne y a verduras impregnaba todo el pabellón mientras el jurado degustaba de una en una todas las cazuelas. Los nervios estaban a flor de piel y entre la muchedumbre que observaba con detenimiento al jurado se podían escuchar susurros de esperanz: «Ha puesto buena cara», yo creo que le ha gustado» o «a ver si ganamos».

Finalmente, la cuadrilla Marmitako, dos veces ganadora en el anterior certamen al que debe sus nombre, fue coronada campeona. Javier Benito e Idoia Albizu no podían borrar la sonrisa de su rostro; «Estamos muy contentos y muy ilusionados», revelaba él, mientras ella aseguraba que el triunfo era un reconocimiento para su compañero porque «pone muchísimo empeño en que todo salga bien y se lo merece».

A pesar de llevarse la txapela, Idoia recordaba entre risas que el día no había empezado con buen pie; «Nos llevamos presentando desde el año 2011 y siempre hemos estado listos a primera hora, pero hoy Javier se ha dormido y casi nos da algo». Pero como dice el refrán, no importa como se empiece, sino como se acabe.

Temas

Durango

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos