Amorebieta se compromete a garantizar una igualdad real y efectiva

Comerciantes de Amorebieta que cerrarán sus locales el 8-M en apoyo a la huelga feminista. /  E. C.
Comerciantes de Amorebieta que cerrarán sus locales el 8-M en apoyo a la huelga feminista. / E. C.

Mujeres comerciantes echarán la persiana el 8 de marzo porque no quieren ser cómplices del modelo de consumo «totalmente sexista»

NAHIKARI CAYADO AMOREBIETA-ETXANO.

Bajo el lema '¡Las vidas al centro!', las mujeres zornotzarras tomarán las calles del municipio el próximo 8 de marzo para denunciar la precariedad laboral y pobreza de las mujeres, luchar contra todas las formas de violencia machista y rechazar la exclusión y el racismo. La Corporación de Amorebieta-Etxano mostró ayer su respaldo unánime a la huelga convocada para esa jornada. Se comprometió, además, a asumir la responsabilidad de llevar adelante políticas públicas que garanticen la igualdad real y efectiva, así como enlas tareas de cuidado.

Los corporativos acordaron también facilitar el ejercicio del derecho a la huelga a las trabajadoras y electas municipales. Este último punto fue objeto de crítica para la agrupación de EH Bildu. «Decís que facilitareis las ayudas a las mujeres, pero ofreciendo servicio de ludoteca y un taller de manualidades, junto al gaztetxoko el 8 de marzo por la tarde, nos parece una contradicción. Pedimos que no salga a la luz que haya estos actos», manifestó la concejal Leire Ugarte.

Desde Herriaren Eskubidea, Alba Gutiérrez animó a todas las mujeres a que participen de manera activa en las movilizaciones convocadas para este día por el movimiento feminista.

Mujeres comerciantes de la localiad, por su parte, ya ha hecho público que el próximo 8 de marzo «nos encontraréis en las calles de Amorebieta. Junto con nuestra clientela, con nuestra gente. Con vosotras» Llevan meses planificando los actos para esta jornada de huelga, al igual que la agrupación feminista.

«Responsable y justo»

Se definen como «un claro reflejo del carácter de cada pueblo, así como de sus valores», que, en su opinión, deberían de coincidir con los del feminismo. Denuncian que el modelo de consumo actual no sitúa las vidas en el centro de un municipio. «Es un modelo totalmente sexista, que impregna de sexismo el imaginario individual y colectivo de las personas, nuestra salud, la dignidad de nuestras vidas. No queremos ser cómplices de ese modelo de consumo», proclaman.

Por todo ello, mujeres comerciantes de la localidad no dudan en echar la persiana el 8-M. Un día de lucha, pero también de reflexión, donde invitarán a pensar sobre los hábitos de consumo. «Pongamos las vidas en el centro y dirijamos nuestros pasos hacia un modelo de consumo responsable y justo para todas las personas y sostenible para el medio ambiente», matizan.