Amantes de los animales instan al Ayuntamiento a esterilizar a los gatos callejeros en Amorebieta

Colonia de gatos callejeros que están siendo alimentados en Amorebieta. / E. C.
Colonia de gatos callejeros que están siendo alimentados en Amorebieta. / E. C.

Aseguran que «viven una situación penosa. Nos encontramos gatos hambrientos y enfermos»

NAHIKARI CAYADO AMOREBIETA-ETXANO.

«Hay que dejar de considerar a los animales como cosas y hacerlo como seres sintientes. Tienen la misma capacidad que el ser humano de sentir dolor y sufrimiento». grupo de amantes de los animales, que llevan meses en acción para mejorar la vida de los gatos callejeros en Amorebieta-Etxano. Los alimentan, cuidan y esterilizan. Todo «a base de caridad humana, con dinero de nuestros bolsillos. Los cogemos y los tenemos en nuestras casas hasta que están capacitados para volver a sus colonias o, en el caso de los cachorros, para darlos en adopción», apuntan desde el colectivo. Ahora, quieren dar el paso definitivo hacia una nueva política de control, cuidado y manutención, para lo que reclaman el apoyo del Ayuntamiento de la localidad.

El pasado mes de diciembre, los voluntarios acudieron a María Girona, experta en derecho animal y abogada de APADEVI (Asociación Para la Defensa de Victimas de Injusticias), para que enviase un escrito «jurídicamente impecable» al Ayuntamiento, solicitando la puesta en marcha del protocolo CES, que consiste en capturar, esterilizar y devolver los felinos a la calle. «Es el método más adecuado, efectivo y respetuoso con los animales y el medio ambiente en ámbitos urbanos.

«La respuesta recibida nos sorprendió bastante, ya que aseguraban que se está aplicando el método CES y es evidente que no es verdad. No nos encontraríamos gatos enfermos y hambrientos. La situación en la que viven es penosa», señalan a este periódico.

Identificar las colonias

La aplicación del protocolo permitiría disponer de un censo de las colonias felinas y gatos de la localidad. En la actualidad, una red de personas voluntarias debidamente acreditadas se encargan de gestionar estas colonias y de tratar a los animales en colaboración con clínicas veterinarias de la localidad. «Hasta ahora las personas que tratamos a los animales lo hacemos de manera clandestina, ya que está prohibido alimentar a gatos callejeros», apuntan desde el colectivo.

Reividican también un local debidamente acondicionado, donde los gatos enfermos puedan estar bajo control veterinario hasta su recuperación. Subrayan, a su vez, la importancia de colocar paneles que idetifiquen los lugares donde están situadas las colonias e informar a las personas que se acerquen a ellas de cuántos animales hay y de que están debidamente alimentados y cuidados «para que la gente no tenga rechazo hacia los gatos callejeros», matizan.

A la espera de que el Consistorio aplique «como es debido» el protocolo, «lo único que nos queda es seguir cuidándoles por nuestra cuenta. Recopilaremos las facturas de la gente que paga los veterinarios, la alimentación y las esterilizacione para demostrar al Ayuntamiento que «no son ellos los que lo aplican, sino que lo hacemos los amantes de los animales».