El albergue de Durango registró 44 personas al mes de media en 2018

Albergue de Durango en el que se contabilizaron 530 pernotaciones a lo largo del pasado año. / M. DÍAZ
Albergue de Durango en el que se contabilizaron 530 pernotaciones a lo largo del pasado año. / M. DÍAZ

La ampliación de plazas en Bilbao ha reducido la pernocta en la villa, que ningún día ocupó las diez camas disponibles a lo largo de todo el año

MANUELA DÍAZ DURANGO.

Frío, tormentas y nieve serán esta semana los protagonistas y el garrote para las personas que carecen de un hogar. Por ello, el albergue de invierno que gestiona la Mancomunidad de Durango ampliará, tal y como indica su protocolo de actuación en caso de que se active la alerta amarilla, la posibilidad de permanecer en el albergue. A lo largo del pasado año hicieron uso de las instalaciones una media de 44 personas al mes, según han informado desde el ente supramunicipal. Se trata, además, del primer ejercicio en el que estas instalaciones ubicadas en la calle Intxaurrondo de Durango se han abierto a lo largo de todo el año, a la vez que atienden no solo la demanda del la zona del Duranguesado si no también la de Lea Artibai.

Al activarse la alerta, el centro de acogida nocturna pone en marcha un protocolo especial y suprime el límite establecido de tres noches por mes. Además, «en el caso de que llegue más gente se buscará una solución para no dejar a nadie en la calle», matiza el presidente de la Mancomunidad de Durango, Aitor López. A lo largo de la primera quincena de enero, sin embargo, se han registrado una docena menos de pernoctaciones que en el mismo período del año anterior, tras contabilizarse un total de 34.

En cuanto a los datos del pasado ejercicio, se contabilizaron un total de 530 pernoctaciones, de las que solo veintiuna correspondieron a mujeres. El perfil del usuario se corresponde, por tanto, con el de un varón de entre 40 y 55 años de edad y de nacionalidad española.

Cena, desayuno y lavandería

La mayoría de las personas que se acercan al albergue de Durango lo hacen dentro de una ruta invernal de diferentes albergues. El hecho de haber ampliado el número de plazas en Bilbao ha reducido la pernocta en Durango, que cuenta en estos momentos con una decena de camas. Esta circunstancia contribuyó, de hecho, a que a lo largo del pasado año no se registrará una ocupación máxima ningún día. Tan sólo en una jornada se contabilizaron nueve personas acogidas.

Por meses, febrero se situó a la cabeza en el número de ocupaciones, con una media de 8,28, seguido de enero con 5,55, diciembre con 4,55 y marzo con 4,23. Julio y agosto fueron los de menor actividad, con una media de 1,8 personas.

Para los usuarios del centro de acogida nocturna de Durango, el albergue es más que un cobijo, ya que ofrece ducha -obligatoria-, cena, pernocta y desayuno y opción de lavandería. Por lo general, los usuarios acuden a la Policía Municipal para hacerse con un pase para hospedarse en las dependencias de Errotagaina Ostatua. Los agentes, según explicaron desde el organismo mancomunado, realizan cada noche un recorrido para detectar a algún 'sin techo', a quienes se les informa sobre el servicio de albergue. Hacen hincapié, sin embargo, que «no se puede obligar a nadie» a acogerse en este servicio.

Temas

Durango