Abadiño dará luz verde a la titularidad de la N-636 a su paso por Zelaieta y Muntsaratz

Zona de Muntsaratz en el que se habilitará una rotonda. / M. SALGUERO
Zona de Muntsaratz en el que se habilitará una rotonda. / M. SALGUERO

Para poder mejorar el acceso a ambos barrios a través de dos rotondas, que EH Bildu las considera necesarias, pero es contrario a la cesión

NAHIKARI CAYADO ABADIÑO.

Las largas esperas provocadas por los semáforos ubicados en la carretera N-636 a su paso por Abadiño tienen sus días contados en el momento en que el Ayuntamiento se haga con la titularidad del vial en el tramo comprendido entre el barrio Zelaieta y el de Muntsaratz, en el límite con Atxondo. La cesión por parte de la Diputación permitirá al Consistorio poder acondicionar las tan ansiadas rotondas que facilitarían los accesos a estos dos barrios. Se trata de una de las iniciativas más importantes en las que el actual gobierno municipal, compuesto por Abadiñoko Independienteak y el PNV, lleva tiempo trabajando para satisfacer las demandas de la ciudadanía. Desde EH Bildu, sin embargo, se muestran favorables a las rotondas pero contrarios al traspaso de la titularidad.

La coalición volvía hacer hincapié ayer en que esta cesión podría traer «graves consecuencias» a Abadiño de cara al futuro. Rechazan que sea el propio Consistorio el que tenga que hacer frente a los gastos económicos que supondrá ejecutar ambas rotondas. «No creemos que se esté gestionando con responsabilidad y deberían de defender mejor los intereses del pueblo», argumentan desde EH Bildu.

Y es que ante la falta de fondos a los que aludía el organismo foral para acometer la reforma de este tramo del vial antes de transferirla al municipio, el Ayuntamiento se comprometió a adelantar el coste económico que acarreará la ejecución de estos trabajos. Los 1,2 millones de euros que costará serán devueltos por la Diputación Foral de Bizkaia en un plazo de tres años.

«Hipotecar el pueblo»

«La Diputación obliga al Ayuntamiento a hacerse con la titularidad de la vía desde el polideportivo de Zelaieta hasta Atxondo. A cambio de ello, implantará la rotonda de Muntsaratz y asfaltará la carretera, pero la rotonda en Zelaieta la tendrá que financiar el Ayuntamiento», reprochan desde EH Bildu. Les preocupa que el Ayuntamiento no pueda hacer frente a todos los cargos económicos que conlleve el mantenimiento de este tramo de carretera.

El grupo en la oposición considera que el acuerdo que pretende alcanzar el Consistorio va a «hipotecar al pueblo. No entendemos que Abadiño tenga que dar un préstamo a la entidad foral». Además, cuestionan la decisión del Consistorio y lanzan una pregunta al respecto: «¿Para qué queremos la titularidad de esta carretera si luego tenemos barrios como Mendiola o Irazola en estado lamentable?»

Desde el equipo de Gobierno local esperan que la solicitud de cesión de la carretera reciba hoy el visto bueno de la Corporación para que tanto Zelaieta como Muntsaratz puedan contar con respectivas rotondas en sus accesos. En este último barrio, una plataforma vecinal se ha movilizado y ha recogido firmas en demanda de la reordenación del tráfico para garantizar la seguridad y evitar los accidentes que se producen en este punto. También se han concentrado para reclamar la supresión de los semáforos y la inmediata habilitación de una rotonda que facilite las incorporaciones y salidas de la carretera N-636 que une Elorrio con Durango.