La Mancomunidad externalizará el refuerzo de los Servicios Sociales

Descarta la contratación directa prevista por tratarse de una cesión ilegal y opta por reformar la Relación de Puestos de Trabajo

MANUELA DÍAZdurango

La Mancomunidad de Durango optará por la subcontratación para descongestionar el área de los Servicios Sociales. Así lo dieron a conocer sus resposables en el último pleno de los presupuestos tras descartar la contratación directa que se había previsto para liberar el saturado servicio. Tras una reunión con ELA, se vieron obligados a echar por tierra la propuesta de contratar a través de una OPU a un técnico administrativo, además de subcontratar a un trabajador social de apoyo con el objeto de «llevar a cabo un calendario adecuado» porque se trataría de una cesión ilegal de trabajadores. Una ilegalidad que, según recordó el portavoz de EH Bildu, Endika Jaio, «no podemos pasar por alto, visto está la multa que le supuso el pasado año a Durango» por parte de la Inspección de Trabajo.

«Nos hubiera gustado que fuera la Mancomunidad la que hiciera directamente las contrataciones pero estamos atados de manos y pie, ya que la anterior ejecutiva por ahorrarse dinero quitó puestos de la Relación de Puestos de Trabajo (RPT) y esto nos impide poder reforzar ahora Servicios Sociales» matizó Jaio. No obstante, la reforma de la RPT contó con el apoyo de todos los partidos representados en la Mancomunidad, incluido EH Bildu.

Este frenazo, aseguraron, no impedirá que se busquen otras vías para llevar a cabo un refuerzo que hacen imprescindible tras el aumento de trabajo que aglutinan los Servicios Sociales desde 2008. Eso sí volviendo al sistema que se venía realizando hasta el momento a través de la subvención del Gobierno vasco.

Dos personas

Según el presidente de la Mancomunidad, Aitor López, el departamento contará con más de 41.000 euros, que se repartirán en la contratación de un administrativo a jornada completa, que desarrollará su servicio desde esta semana hasta finales de noviembre, y de un trabajador social durante cuatro meses a jornada parcial.

La portavoz del PNV, Goitztidi Díaz, criticó que EH Bildu apostara por la externalización de los servicios públicos después de anunciar la maltrecha contratación a «bombo y platillo». Según lo jeltzales, el objetivo no debería ser otro que «la creación y provisión de puestos de trabajo públicos, donde el personal pueda realizar todas las funciones asignadas al puesto de trabajador o trabajadora social».

Criticó también que la coalición formada por EH Bildu y Herriaren Eskubidea destine 18.000 euros para la imagen corporativa. Junto a estas medidas también justificó su negativa a apoyar una cuentas que ascienden a algo más de 6 millones, en el hecho de que se mantengan al menos durante este año las ayudas nominativas para perjudicar en la menor medida a las asociaciones y que no se cree un servicio de Igualdad cuando Bildu fue un gran defensor de la medida. «Estamos dispuestos a negociar un plan sin que se dupliquen los servicios», aseguró. Jaio las consideró «excusas para dar el no». Algo que, según alegó Díaz , «ha hecho Bildu cada legislatura».