«No se puede permitir que se haga negocio con los jubilados»

Los jubilados se quejan de que algunas consumiciones se hayan incrementado hasta un 35%./
Los jubilados se quejan de que algunas consumiciones se hayan incrementado hasta un 35%.

Recogen firmas contra la «abusiva» subida de precios en el bar del Centro Nafarroa de Amorebieta

MARTA GOIKOETXEA

Los jubilados de Amorebieta-Etxano se han puesto en pie de guerra. El colectivo considera «abusiva e injustificada» la subida de precios que se ha llevado a cabo en el servicio de hostería del Centro Nafarroa, gestionado desde 2013 por la empresa Aurrerantz. Aseguran que el incremento, que se ha hecho efectivo desde principios de mes, no tiene «ningún sentido» ya que va desde «el 10 hasta el 35%», dependiendo del producto.

Su malestar, sin embargo, se ha ido acrecentado desde que «hace cinco meses» la firma adjudicataria del bar «bajó la calidad de la bebida con el fin de abaratar costes». Por ello, a modo de protesta, han puesto en marcha una campaña de recogida de firmas para solicitar a los responsables municipales que «revisen los precios». Ya han conseguido más 200 rúbricas y están dispuestos a continuar con su reclamación «hasta que se solucione el problema». «Entendemos que algo se puede subir pero no se puede permitir que se haga negocio con los jubilados», denuncian.

El incremento de precios no ha afectado por igual a todos los productos. Por ejemplo, en algunas consumiciones, como el café y los pintxos, ha subido cinco céntimos, mientras que en el caso del vino crianza y el corriente, asciende a diez céntimos. Sin embargo, el botellín de cerveza ha pasado a costar cuarenta céntimos más, hasta 1,50 euros, y la botella de vino, treinta y cinco céntimos más caro, hasta los 3,80 euros.

«Beneficio del 100%»

«En el supermercado esta misma botella vale 1,60 euros. Sabemos que no va a costar lo mismo que en la tienda pero, aun así, nos parece exagerada la decisión que han adoptado, teniendo en cuenta además,que el producto es peor que antes», protestaron algunos mayores, que han decidido «llevar bebida que compran fuera a pesar de que está prohibido». Calculan que la empresa adjudicataria, al comprar «un género más barato», está sacando «un beneficio superior al 100% por cada consumición».

Los impulsores de la protesta han llevado las firmas recabadas a la responsable del Centro Nafarroa y también tienen intención de enviar una copia de las mismas al alcalde zornotzarra, Andoni Agirrebeitia. «De momento, no hemos recibido ninguna respuesta. Esperaremos unos días más, pero tenemos claro que vamos a seguir en nuestro empeño», advierten.

La única justificación que han tenido, antes de iniciar su protesta, fue que «los precios no han subido en los últimos cuatro años» y que es «necesario adecuarlos a la oferta de otros hogares de jubilados de los municipios aledaños».

El colectivo, sin embargo, no acepta los argumentos esgrimidos al asegurar que tienen constancia de que «en otras localidades la bebida es más barata».