Los huertos lúdicos florecen en la zona

Berriz ha adjudicado solo la mitad de las 45 parcelas./
Berriz ha adjudicado solo la mitad de las 45 parcelas.

Iurreta abre el lunes el plazo para una nueva concesión de parcelas, mientras que en Berriz acaban de echar a andar y en Atxondo buscan un solar

VIRGINIA ENEBRALIurreta

La iniciativa ha estado encima de la mesa de la mitad de los municipios del Duranguesado desde que en 2008 la Asociación para el Desarrollo Rural Urkiola impulsara el plan para acondicionar huertos lúdicos entre el asfalto y el ladrillo de los pueblos. Ahora, tras haber sido un proyecto paralizado en numerosas ocasiones, vuelve a estar en las agendas. A la pionera Iurreta, se ha sumado hace escasos meses Berriz, con una respuesta menor de la esperada, y Atxondo ha reservado una partida en los presupuestos para llevarlo a cabo, aunque aún no han encontrado un solar.

La primera localidad en ponerlas en marcha fue Iurreta en 2011 y ahora, cuando están a punto de cumplirse los cinco años de adjudicación, abre el plazo de inscripción para una nueva concesión. «El proyecto nunca tuvo un carácter vitalicio ni de que un mismo usuario se prolongase en el tiempo. El objetivo era que lo disfrutase el mayor número de personas, así que la prioridad para el próximo lustro la tendrán aquellas que no han tenido todavía la oportunidad de hacerlo», remarcó el alcalde, Iñaki Totorikaguena. El invierno es, además, la época propicia para un cambio de manos, una vez recogidos todos los frutos. El perfil del solicitante queda lejos de ser el de una persona jubilada. «Es un grupo heterogéneo» -señala el regidor-. «Hay gente de sesenta años, jóvenes, matrimonios que acuden con sus hijos e hijas y, aunque hay más hombres, también muchas mujeres. Además, existe un criterio que garantiza un mínimo del 30% para cada género en cada grupo social».

El joven consistorio está respaldado por la gran aceptación que ha tenido entre la población, ya que la práctica totalidad de las 40 parcelas de 75 metros cuadrados -a las que hay que sumar dos para fines pedagógicos y una para personas con movilidad reducida- ubicadas en Iturburu han sido ocupadas. «Cuando promovimos el plan no sabíamos cuál era el número adecuado al no saber a ciencia cierta cuál sería la demanda. La cifra inicial eran 25, que se ampliaron hasta las 43 actuales. Ahora sabemos que acertamos».

A medio gas en Berriz

Sin embargo, la iniciativa no ha tenido tanto éxito en Berriz, donde tras haberse retomado en 2014 por deseo expreso de la ciudadanía, que lo solicitó en los presupuestos participativos , se han adjudicado solo la mitad de las 45 parcelas de 60 metros cuadrados acondicionadas cerca del cementerio, si bien hay varias reservadas para fines educativos. «La respuesta ha sido menor de la esperada, ya que es un proyecto bonito para que la gente forme parte de él, pero a veces la realidad te pone en tu sitio», reconoce Gorka Cámara, concejal de EH Bildu. Los adjudicatarios, que solo han de depositar una fianza de cien euros que se les reembolsa al finalizar el periodo de uso, están ahora realizando un curso formativo sobre cultivo ecológico. «Después abriremos otro plazo de inscripción por si ha habido falta de difusión y hay gente que no se han enterado. Ojalá que se apunten más», desea Cámara.

Atxondo incluyó una partida de 15.000 euros en los presupuestos de este año para la creación de huertas ecológicas, pero tal y como reconoce David Cobos, alcalde de la localidad, «la intención sigue en pie, pero el Ayuntamiento no dispone de terreno para llevarlas a cabo. Por ese motivo estamos buscando un solar que se adecúe a lo que queremos, que no esté muy lejos, ni sea muy pequeño. No queremos precipitarnos».

 

Fotos

Vídeos