Silboberri dedica a Bizkaia su veinte concierto de txistu

En su vigésimo aniversario, el Alarde vuelve a sus orígenes y dedica a Bizkaia el concierto en el que participarán 90 txistularis de toda Euskal Herria y 60 músicos y dantzaris

MANUELA DÍAZdurango

Podría decirse, sin temor a exageraciones, que el Alarde de Txistus que Silboberri organiza en Durango este sábado y que viene celebrándose desde hace dos décadas es el concierto de referencia del género. No solo por el número de obras que estrena, este año cuatro, sino por el renombre de los compositores que las han escrito. Musicólogos como Carlos Villasol, Jesús Egiguren, Ruper Lekue o los destacados Felix Ibarrondo y el premio Nacional de Música José María Sánchez Verdú cuyas obras verán la luz el próximo año, son garante de ello y prueba de que se ha logrado con creces el objetivo marcado hace 20 años por el colectivo de colocar a este instrumento al mismo nivel del resto "igual de útil que los demás, ni mejor, ni peor, a la par de cualquiera", apunta la coordinadora de la agrupación Maribel Roldán.

Un logro que no se hubieran imaginado los entonces jovencísmos Segio Torices, actual profesor de txistu del Conservatorio de Durango, y el zornotzarra Aitxol García, profesor de Musikene y del Conservatorio bilbaíno. Esto dos jóvenes "de pantalón corto" fraguaron la idea y comenzaron a organizar el concierto con la ayuda del padre de Aitxol y luego de Maribel Roldán. No fue hasta cinco años después, cuando se creó Silboberri, cuando el colectivo tomó la riendas del alarde.

En su vigésimo aniversario, el Alarde vuelve a sus orígenes y dedica a Bizkaia el concierto en el que participarán 90 txistularis de toda Euskal Herria y 60 músicos y dantzaris. Como agrupaciones invitadas estarán el Coro Nurat de Gasteiz, el Grupo de Danzas Arantzarte de Igorre y la Escuela de Danza Moderna LAtelier de Durango.

Entre las partituras que sonarán en el pabellón multiusos de Landako destaca la de Ruper Lekue y su composición en la que cinco txistularis conversan en un brindis a los montes bocineros llamando a Juntas. Juaquin Lecumberri hará bailar al grupo de danzas Arantzarte de Igorre con una obra en la que funde diversas piezas de danza del Duranguesado. Y el navarro Karlos Sánchez Ekiza dedicada a Urkiola.

El concierto arrancará a las ocho con un homenaje al compositor Antonino Ibarrondo cuando se cumplen cien años de su nacimiento. También incluye un arreglo de Jabier Ituarte, el director del concierto y sobrino del mítico Gotxon Aulestia, de la obra 'Txoria txori' de Laboa. Es el único concierto de txistus en Euskadi que lo dirige un director de carrera. "Será también una especie de recorrido musical de Silborri" pasando por el clásico Hirugarren kalez kale de Pablo Sorozabal a adaptaciones de las películas La Misión o Flash Dance. «En los primeros años de la trayectoria de este concierto el objetivo principal era demostrar la versatilidad del txistu a la hora de interpretar obras con diferentes instrumentos, ahora jugamos con estilos como el jazz, swing y música actual», apuntó Roldán.