La Diputación recela del plan para abrir un túnel del viento junto al Museo Marítimo

La Diputación recela del plan para abrir un túnel del viento junto al Museo Marítimo

El promotor sigue sin facilitar documentación a la institución foral ni ha solicitado las licencias para iniciar las obras

Josu García
JOSU GARCÍA

La Diputación de Bizkaia no ve claro por ahora el proyecto impulsado por un hombre de negocios ruso para abrir un centro de ocio que incluiría un túnel del viento (simulador de paracaidismo) y una piscina de olas para la práctica del surf. La diputada de cultura, Lorea Bilbao, ha mostrado este miércoles las «dudas» que genera la iniciativa en el seno de la institución. Además, ningún partido se ha mostrado favorable al plan.

Los recelos que tiene la Diputación tienen que ver con varias cuestiones. En primer lugar, Bilbao ha dicho que el promotor no ha facilitado apenas documentación a la entidad. No ha presentado el proyecto de ejecución. «Tampoco ha solicitado ningún permiso ni licencias ante el Ayuntamiento y queda por pronunciarse la Consejería de Medio Ambiente», ha apuntado.

Lorea Bilbao recordó que, por ahora, la única institución que ha dado el visto bueno es Costas y que en ese trámite, la Diputación informó favorablemente con la condición de que el centro de ocio no afecte al dique sobre el que se pretende instalar. «La obra debe ser reversible y no afectar a este espacio que tiene un valor histórico y patrimonial, al haber formado parte de los astilleros Euskalduna», ha apuntado la diputada.

Esta falta de permisos contrasta con la presencia de un draga y una excavadora en el entorno. Hace más de un mes se apuntó que podrían comenzar las obras, aunque, como ha quedado desvelado este mańana, restan muchos obstáculos por salvar. Además, Bilbao no tiene claro si este proyecto beneficiaria de algún modo al museo. «Habría que buscar sinergias y estudiar a fondo que repercusión podría tener», dijo.

Tanto el PNV como el PSE mostraron su apoyo a la diputada en este asunto y pidieron «cautela» y que lo que se vaya a hacer tenga «garantías». Puede ser un proyecto interesante pero entraña sus riesgos y amenazas, han venido a decir.

EH Bildu y Podemos, por su parte, creen que la ubicación no es la más adecuada y también han mostrado sus dudas de que sea conveniente poner en marcha un proyecto así , por sus posibles afecciones al patrimonio y al futuro del Museo Marítimo.

 

Fotos

Vídeos