Diálogo entre pintores

Eduardo Insunza, Elena Oleaga, Begoña Tomé y Jose María Grijalba./pankra nieto
Eduardo Insunza, Elena Oleaga, Begoña Tomé y Jose María Grijalba. / pankra nieto

El Museo Guggenheim inaugura la muestra 'Una Mirada atrás: Giorgio Morandi y los Maestros Antiguos'

TXEMA SORIA

Muchas de las obras del pintor boloñés Giorgio Morandi (1890-1964) llevan como título 'Naturaleza muerta'. Otros cuadros están bautizados con una simple palabra, 'Flores'. Morandi es un pintor que se fija en objetos triviales como botellas, jarrones, cajas o latas, que reduce a formas esenciales para pintar bodegones. Una pintura pura y esencial por la que parece no haber pasado el tiempo.

Ayer se inauguró en el Museo Guggenheim una de las exposiciones por las que apuesta este año la pinacoteca bilbaína, 'Una mirada atrás: Giorgio Morandi y los Maestros Antiguos', que podrá verse hasta el 6 de octubre. Una de las muestras que sin duda atraerá a cientos de miles de amantes del arte hasta el 'Botxo' en los próximos meses. Con esta exposición, que se distribuye por tres salas del museo -305, 306 y 307-, se pretende crear un diálogo entre las pinturas del pintor italiano, sobre todo las que realizó desde el período de entreguerras hasta principios de los años 60 del pasado siglo, y los Maestros Antiguos a los que admiraba profundamente.

El pintor boloñés se fija fundamentalmente en detalles nimios de los grandes artistas del pasado, algo que le ayuda a encontrar su voz artística y su camino pictórico. Ejemplos de ello son las flores que pintaba el Greco, la construcción de formas desde la luz de Zurbarán, los detalles en las composiciones del pintor del siglo XVIII Crespi, también nacido en Bolonia, y los castillos de naipes de Jean-Baptiste Siméon Chardin.

Entre quienes acudieron a la inauguración de la muestra, patrocinada por Iberdrola -entidad que estuvo representada por Rafael Orbegozo, asesor de la presidencia-, se encontraban Juan Ignacio Vidarte, director general del Guggenheim; Petra Joos, comisaria de la muestra; Bingen Zupiria, consejero de Cultura y Política Lingüística del Gobierno vasco; Joxean Muñoz, viceconsejero de Cultura; Lorea Bilbao, diputada foral de Euskera y Cultura; Pilar Aresti, José Antonio Ardanza, Guillermo Barandiarán, Alberto Delclaux, Ibon Areso, Eduardo Insunza, Elena Oleaga, José María Grijalba, Francisco Olarreaga, Carmen Gomeza, Vicky Ausín, María Torre, Porola Anduiza, Carmen Gorostiza, María José Eguillor, Berta Longás, José Gallego, el pintor Víctor Sarriugarte, Álvaro y Luis Javier Díaz de Lezana.

Asimismo se acercaron Maite Lastra, Isabel Batiz, Carmen Miral, María José Gandarias, Jon Ortuzar, Julia Diéguez, Merche y Yara Fernández Trigo, Montse González, Roberto Alonso, el pintor Antón Hurtado, Marian Troyas, Begoña y María Jesús Cava, Mari Ángeles Izquierdo, la poeta Carmen Martínez, Mari Ángeles Ortube, Irene Abascal, Elvira Muguerza, Carmen Iztueta, Marta Galdós, Fernando Losada, Guiomar Arroyo, Elier Goñi, Carmen Villanueva, Beatriz Marcos, Luis Eguiluz e Ignacio Erice.

No faltaron a la cita los pintores Justo San Felices y Carmen Mateos, Ricardo García, Azucena Bárcena, Carolina Pérez Toledo, Asier Arrieta, Emilia Epelde, Jorge Canivell, Jon Aguirre, Dennis Bocker, Julia Carvajal, Cristina Gómez Cambronero, Alicia Fernández, Javier de Miguel, Luis Lozón de Cantelmi, Marta Acha, Verónica López, Giorgio Baravalle, Juan Álvarez, Alicia Stuber, Sylvie Lagnaeux, Begoña Zubieta, Leire Pradera, Kristina y Jone González Bilbao.