Detienen en Bilbao a un hombre de 71 años que agredió a su mujer por llegar a casa pronto

Detienen en Bilbao a un hombre de 71 años que agredió a su mujer por llegar a casa pronto

Obligaba a la víctima a no regresar a su vivienda, un piso compartido, antes de las once de la noche para evitar que el resto de inquilinos supieran que era su esposa

I. ERRASTI

Era un maltratador habitual, que sometía a su mujer a rígidas normas y desprecios. Pero no fue hasta principios de esta semana cuando su carácter violento salió a la luz. Un varón de 71 años fue detenido el lunes por la noche en Bilbao después de que presuntamente agrediera a su compañera sentimental, a la que causó lesiones en el rostro, según informó ayer en una nota el Departamento vasco de Seguridad. La mujer sufrió una fractura del tabique nasal y tuvo que ser ingresada en un hospital.

Los hechos que dieron lugar al arresto del hombre tuvieron lugar sobre las diez de la noche en la habitación de un piso compartido ubicado en el barrio de Amézola. Y se produjeron tan pronto como la víctima llegó al domicilio, una hora antes de lo dispuesto por su marido, que le prohibía regresar a casa antes de las once de la noche. ¿Con qué fin? Evitar que fuera vista por otros inquilinos y que se desvelara que era su esposa, según consta en la denuncia interpuesta por la mujer.

En su relato, la víctima expresa que al llegar a la habitación el presunto agresor le recriminó por estar allí antes de la hora convenida. Entonces comenzó a golpearla. Le propinó puñetazos en el rostro, la agarró del pelo y la arrojó de forma violenta contra el armario de la estancia. Uno de los golpes le alcanzó de llenó la nariz, causándole una posible rotura del tabique nasal, lo que provocó que sangrara de forma abundante.

Poco después se desplazaba hasta el lugar del suceso una patrulla de la Ertzaintza, que fue alertada por vecinos del inmueble. Los agentes auxiliaron de inmediato a la mujer y procedieron a la detención del presunto agresor, acusado de un delito de violencia de género.

Maltrato continuado

La víctima, que fue trasladada en ambulancia al hospital de Basurto, trasladó a la Policía que los episodios de maltrato físico eran algo habitual en su relación. Y que a estas agresiones se unían situaciones habituales relacionadas con los horarios, como tener que abandonar la vivienda de la mañana a la noche por orden de su marido, quien también le prohibía permanecer en el domicilio durante el fin de semana. Quería evitar a toda costa que el resto de inquilinos del piso compartido la vieran y que supieran que era su esposa.