Queda en libertad el hijo de la anciana que murió tras una caída accidental

Queda en libertad el hijo de la anciana que murió tras una caída accidental

El hombre, de 56 años, fue arrestado ayer por omisión del deber de socorro y homicidio por imprudencia

Ainhoa De las Heras
AINHOA DE LAS HERAS

La celebración de uno de los goles más esperados del Athletic desencadenó una terrible desgracia en una familia de San Ignacio. Una mujer de 82 años sufrió una caída cuando vitoreaba el tanto y se golpeó en la cabeza. Horas después fue encontrada muerta en su cama y la Ertzaintza detuvo a uno de sus hijos por omisión del deber de socorro y homicidio por imprudencia, según confirmó ayer el Departamento vasco de Seguridad. El hombre tiene 56 años y carece de antecedentes penales. Recientemente había sufrido un derrame cerebral que le ha afectado a sus facultades, indican fuentes vecinales. Tras pasar a disposición judicial, el arrestado ha quedado en libertad.

La autopsia confirmó ayer que la mujer había fallecido desangrada por el golpe en la cabeza tras una caída accidental, según ha podido saber este periódico en fuentes cercanas al caso. Los forenses creen que de haber sido trasladada a un hospital nada más resultar herida, probablemente habría sobrevivido.

La anciana vivía con sus dos hijos en un domicilio de la calle Larrakotorre del barrio bilbaíno de San Ignacio. El domingo vieron juntos el partido que enfrentó al Athletic y al Sevilla y se alegraron con los goles de Iñaki Williams, pero su felicidad se vio empañada enseguida. La mujer sufrió una pequeña herida en la cabeza, que le curaron sus hijos en casa porque entendían que no revestía gravedad y se encontraba en buen estado.

Tratamiento anticoagulante

La mujer tomaba un medicamento anticoagulante muy típico de las personas mayores. Al día siguiente, el lunes, al ver que tardaba en despertarse para comer, entraron a ver cómo se encontraba y la anciana no respondía. La almohada estaba empapada de sangre. La familia avisó a los servicios de emergencia alrededor de las tres de la tarde del lunes y un médico de familia confirmó que había fallecido.

Médicos forenses realizaron el levantamiento del cadáver y, tras informar al juzgado de guardia, se activó el protocolo de muerte sospechosa violenta. Agentes de la Policía Científica de la Ertzaintza recogieron evidencias durante varias horas el lunes por la tarde en el domicilio de la víctima. Finalmente, los especialistas concluyeron que la mujer había fallecido «por una imprudencia grave al no haber recibido el debido auxilio tras sufrir una caída el día anterior», según la nota del Departamento de Seguridad.

Así, agentes de la Ertzaintza procedieron a la detención de uno de los hijos de la fallecida la misma noche del lunes. Fue conducido sin esposas en un coche sin distintivos policiales a la comisaría central de la Ertzaintza en el barrio de Ibarrekolanda. Horas después, y después de pasar a disposición judicial, fue puesto en libertad.