Dos vizcaínos implicados en el mayor laboratorio de marihuana de La Rioja

Dos vizcaínos implicados en el mayor laboratorio de marihuana de La Rioja
GUARDIA CIVIL

Han detenido a un hombre de 47 años, natural de Morga y vecino de Haro; y se ha investigado otro, nacido en el municipio vizcaíano de Barakaldo hace 40 años y con residencia en Portugalete

EFE

Dos vizcaínos han sido tenidos por la Guardia Civil tras su implicación en el mayor laboratorio «indoor» de marihuana hallado hasta la fecha en La Rioja, en el que se han intervenido 2.765 plantas y del que se podía obtener un beneficio bruto al año de 1,2 millones de euros. La Guardia Civil, en una nota, ha indicado este viernes que este laboratorio clandestino dedicado a la producción sistemática de cannabis sativa se había instalado «profesionalmente» en el interior de una nave industrial de 800 metros cuadrados en Haro.

Han detenido a un hombre de 47 años, natural de Morga (Vizcaya) y vecino de Haro; y se ha investigado otro, nacido en el municipio vizcaíano de Barakaldo hace 40 años y con residencia en Portugalete. Ambos son considerados presuntos autores de un delito contra la salud pública por cultivo y elaboración de droga y por defraudación del fluido eléctrico.

Se han intervenido 2.765 plantas de marihuana, en su gran mayoría abarrotadas de cogollos y en el punto óptimo de recolección, con un peso total de 212,39 kilos y cuyo valor en el mercado en su venta por gramos superaría los 107.000 euros. Las plantas estaban tratadas genéticamente para obtener un THC (tetrahidrocannabinol) más potente y cinco cosechas al año, dos más de lo habitual en cultivos de interior, y con cada una de ellas se podía lograr un beneficio en bruto al año de 1,2 millones de euros.

GUARDIA CIVIL

El laboratorio necesitaba un elevado consumo de energía eléctrica, motivo por el que el detenido practicó un enganche ilegal a la red eléctrica pública del polígono industrial jarrero Fuenteciega, y la cantidad de fluido eléctrico defraudado asciende a 30.000 euros.

Los agentes, el pasado mes de abril, sospecharon que en una nave industrial de ese polígono se estaría produciendo marihuana de manera industrial y en cantidades suficientes como para, incluso, abastecer de esta sustancia a toda La Rioja y a diversas comunidades limítrofes. Constataron que la nave tenía fuertes medidas de seguridad para hacerla prácticamente inexpugnable, así como sistemas de opacidad para impedir reconocimientos visuales desde el exterior.

Sin actividad en horario comercial

También verificaron que la nave no registraba ninguna actividad en horario comercial y solo accedían al interior y a diferentes horas del día y de la noche la persona que la había alquilado y un amigo. El pasado 23 de mayo, los agentes constataron un intento de incendio en el interior de la nave, por lo que pidieron a la autoridad judicial un permiso de entrada y registro y establecieron un discreto dispositivo en Haro para evitar que el principal implicado huyera de la ciudad al enterase del siniestro.

Descubrieron en el interior de la nave que se había instalado un complejo laboratorio tipo «indoor», propio de las organizaciones criminales. Estaba dividido en cuatro partes iguales y dotado con lo último en sistemas de cultivo y en tecnología domótica, con el fin de acelerar el régimen natural de crecimiento y floración de la planta «cannabis sativa», en cuyo montaje e instalación se habían invertido 82.000 euros.

La instalación contaba con 12 depósitos de 1.000 litros cada uno para el riego por goteo, bombas de superficie, aparatos industriales de aire acondicionado, filtros de carbono para depurar el olor y un avanzado sistema de iluminación con cientos de lámparas de alta potencia. Tras la detención del responsable de la instalación, se registró su vivienda, en la que se intervino abundante documentación; y luego se actuó contra el investigado.

Ambas personas, tras ser puestas a disposición de la autoridad judicial, quedaron en libertad con cargos y con la obligación de comparecer ante el juez cuando sean citados.