Dos detenidos por herir en una mano de un disparo a un joven de 18 años en Castro

Momento de la detención de uno de los implicados./ GUARDIA CIVIL
Momento de la detención de uno de los implicados. / GUARDIA CIVIL

El proyectil atravesó la extremidad del chico y le fracturó un hueso, por lo que ayer tuvoque ser intervenido en el hospital

Ainhoa De las Heras
AINHOA DE LAS HERAS

La Guardia Civil ha detenido a dos hombres, M.B.O. y S.L.O., de 49 y 44 años, acusados de un intento de homicidio como presuntos autores del disparo que el pasado fin de semana hirió en una mano a un joven de 18 años en Castro Urdiales (Cantabria), según ha confirmado un portavoz del instituto armado. El incidente se produjo sobre las cinco de la madrugada del sábado en el entorno del puerto de la localidad pesquera, concretamente junto a las escaleras que dan acceso a la iglesia de Santamaría, en el exterior de una discoteca.

Según fuentes cercanas al caso, la cuadrilla del muchacho se encontraba en la puerta del local de copas cuando aparecieron los dos individuos, ambos vecinos de Castro Urdiales. Al parecer, buscaban a uno de los jóvenes por algún altercado que les enfrentó el verano pasado. Según comentan en el entorno de la víctima, momentos antes habían estado en otra sala de fiestas del centro del pueblo y habían disparado al aire en el barrio marinero. Los dos hombres amenazaron de muerte a los chicos. «¡Os vamos a matar!», les advirtieron.

El herido les contestó haciendo un gesto de 'ok' con la mano y emprendió la huida saltando desde un murete. Para entonces, uno de los agresores había extraído de entre sus ropas una pistola, con la que le apuntó a la cabeza a unos pocos metros de distancia, señala la Guardia Civil de la Comandancia de Cantabria en la nota de prensa emitida ayer. Entonces, apretó el gatillo y le alcanzó en una mano cuando éste trataba de escapar. El proyectil le perforó la extremidad superior de lado a lado y le provocó la fractura del hueso. Por las características de la herida y por otros indicios, los investigadores sospechan que el arma utilizada fue de fuego real y no de aire comprimido como habían relatado varios testigos en un primer momento.

Dos cartuchos de munición

El herido fue trasladado de urgencia al hospital de Laredo, donde le sometieron a diversas curas y le colocaron una férula. A las pocas horas recibió el alta, aunque ayer tuvo que regresar para ser sometido a una intervención quirúrgica. El chico, de origen brasileño y afincado en la localidad cántabra, trabaja en una pizzería del pueblo.

Los dos agresores se dieron a la fuga. Efectivos de la Policía Judicial y del puesto de Castro de la Guardia Civil iniciaron entonces una investigación, que culminó con el arresto de los dos implicados. Los investigadores averiguaron la identidad de los sospechosos y comenzaron su búsqueda. A las pocas horas, sobre las 12.30 horas del mediodía del sábado, el mismo día de la agresión, fue detenido el presunto autor del disparo y, por la tarde, su acompañante. En el registro realizado en una vivienda, los agentes del instituto armado localizaron dos cartuchos de munición, que están siendo analizados, aunque no el arma con la que se disparó. Las pesquisas continúan abiertas.

El pasado fin de semana se registró otro incidente con armas de fuego en Basauri. Una mujer de 46 años fue detenida por la Ertzaintza por realizar dos disparos desde el interior de un portal. El suceso se produjo pasada la medianoche. Un hombre, que se encontraba en la calle, sufrió lesiones en un brazo al ser alcanzado por los cristales rotos de la puerta debido al impacto de las balas. Le acompañaba una mujer, que paseaba a un perro y con la que la arrestada y otro grupo de vecinas habían mantenido un enfrentamiento previo. El arma fue localizada en el interior de un paragüas en un piso.

.

Temas

Sucesos