Desmantelan organizaciones criminales que traían menores desde Marruecos a Bilbao

La Guardia Civil ha desarticulado cuatro redes y ha detenido 16 personas en todo el país por llevar a los migrantes a la capital vizcaína, Barcelona y Valencia

Solange Vázquez
SOLANGE VÁZQUEZ

La Guardia Civil ha desmantelado cuatro grupos organizados dedicados a retener y trasladar a menores migrantes desde Marruecos hasta la costa española. Los menores eran desplazados posteriormente desde los centros de acogida a otras ciudades españolas como Bilbao, Valencia y Barcelona. La operación se ha saldado con un total de 16 detenidos.

En un comunicado, la Dirección General de la Guardia Civil ha informado de que los detenidos, de nacionalidad marroquí, operaban desde Marruecos y el Campo de Gibraltar. Las organizaciones desarticuladas inducían a los menores a viajar embarcados en pateras y lanchas neumáticas fletadas por los cabecillas de esta red y sin seguridad. También les convencían para que se ocultaran en autobuses o camiones. Cuando alcanzaban la Península, las organizaciones contactaban con los menores o con sus familiares, y pactaban un precio -entre 600 y 800 euros- por trasladarles a distintas ciudades, entre ellas, Bilbao. Mientras se producía el pago, los menores eran retenidos en domicilios que la organización gestionaba en Cádiz y Sevilla.

Retenidos en Cádiz y Sevilla

Las investigaciones sobre el primer grupo comenzaron a final del año pasado en un centro de acogida de menores de la provincia de Sevilla. Allí, la Guardia Civil comprobó que un total de 253 menores se habían fugado en 2018.

Los cuatro miembros de la primera organización desmantelada -residentes en Pilas (Sevilla) y en Tarragona- recogían a los menores en las inmediaciones de este centro. Se les imputa delitos contra los derechos de los ciudadanos extranjeros, favorecimiento de la inmigración ilegal, detención ilegal y pertenencia a organización criminal.

Paralelamente, los investigadores detectaron otra organización que operaba en las localidades de Algeciras y San Pablo de Buceite (Cádiz). Este segundo grupo disponía de dos viviendas en las que se retenía a los menores. Esta organización contaba con una rama en Marruecos, con la que coordinaba los desembarcos de los menores en España. Otras cuatro personas fueron detenidas por estos hechos.

Los componentes del tercer grupo -cuatro personas de nacionalidad marroquí- residían en las localidades de Alcalá de Guadaira y Guillena (Sevilla). En este caso, la organización captaba a los menores en la localidad de Bornos (Cádiz) y, desde allí, los trasladaba a la provincia de Sevilla y posteriormente a Barcelona. Tras cinco registros domiciliarios, la Guardia Civil requisó material informático y una plantación de marihuana.

La última organización también operaba en un centro de menores de la provincia de Sevilla. Hay cuatro detenidos por delitos contra los derechos de los ciudadanos extranjeros, favorecer la inmigración ilegal y pertenencia a grupo criminal.