Descubren a cuatro polizones ocultos en los bajos de un camión que entraba al Puerto

Vídeo en el que el perro policía detecta a los inmigrantes ilegales. / POLICÍA NACIONAL

Una perra de la Policía Nacional, especializada en rescate de personas, detectó a los inmigrantes escondidos

Ainhoa De las Heras
AINHOA DE LAS HERAS

La Policía Nacional ha descubierto a cuatro inmigrantes albaneses escondidos en los bajos de un camión que pretendían colarse en el Puerto de Santurtzi. Una perra belga Malinois, recién llegada al cuerpo y especializada en rescate de personas en catástrofes, detectó a los cuatro hombres ocultos bajo el vehículo el pasado miércoles.

El muro levantado en la zona empujó hacia Santander a muchos de los inmigrantes, en su mayoría albaneses, que esperan en Zierbena y alrededores la oportunidad para introducirse en algún barco con destino a Gran Bretaña. Otros han optado por inventar nuevas formas para cumplir su propósito.

Cámara cenital

La Policía Nacional y la Guardia Civil han ido sofisticando sus métodos para interceptar a los polizones, que se juegan la vida para poder hacer realidad su sueño de una mejor vida. Adquirieron un detector de anhidrido carbónico para descubrir si había alguna persona en el interior de los contenedores. Después, emplearon una cámara cenital.

Los inmigrantes, a su vez, también iban evolucionando sus métodos. Han llegado a meterse en las pasarelas que unen a los buques con tierra. Para ello, tenían que dominar el flujo de mareas y los horarios de salida de los barcos, ya que pasaban la noche en las alcantarillas y eso sólo era posible con marea baja.

La última modalidad es la entrada en camiones, primero dentro de la carga y ahora también en los bajos. Los inmigrantes aprovechan para colarse cuando los camiones paran antes de entrar en el Puerto. La Policía Nacional ha incorporado a su unidad canina, a dos nuevos pastores especializados en el rescate de personas en terremotos y otras catástrofes, una de las cuales detectó el miércoles a los últimos polizones.