Descubiertos por un perro policía en el Puerto de Bilbao