La asamblea refrenda el preacuerdo y pone fin al conflicto de Bilbobus

El transporte municipal hizo paros parciales y huelta todo el día en la Feria de Santo Tomás./L. Ángel Gómez
El transporte municipal hizo paros parciales y huelta todo el día en la Feria de Santo Tomás. / L. Ángel Gómez

El voto a favor de 367 trabajadores, y sólo 201 en contra, sellan la paz social y alejan el fantasma de una huelga indefinida en el transporte urbano

JESÚS J. HERNÁNDEZ

Por 367 votos a favor y 201 en contra. Ese fue el amplio margen con el que la asamblea de trabajadores de Bilbobus refrendó anoche el preacuerdo alcanzado pocos días antes por UGT, CC OO y USO. Las centrales pactaron un texto el sábado pasado que alejó el fantasma de la huelga indefinida y sirvió para desconvocar sobre la campana una movilización que arrancaba horas después.

El de ayer es el final de un conflicto laboral que ha mantenido en vilo a los 689 trabajadores que conforman la plantilla del servicio de transporte municipal y también a los miles de bilbaínos que se desplazan a diario en Bilbobus. Las protestas arrancaron a principios de diciembre y fueron 'in crescendo'. Primero con paros de dos horas por turno, luego de cuatro y el pasado 21 de diciembre de toda la jornada. Aquel día fue uno de los momentos más delicados de todo este periodo al tratarse de la festividad de Santo Tomás y coincidir su convocatoria con los paros, también totales, del personal de Bizkaibus y del servicio de Cercanías de Renfe.

El concejal de Movilidad y Sostenibilidad, Alfonso Gil, calificó ayer de «muy buena noticia» el resultado apenas minutos después de hacerse público. Y quiso, en primer lugar, dirigirse «a los ciudadanos, a los que el Ayuntamiento pide disculpas por las molestias que les ha causado» este conflicto laboral. También agradeció «el esfuerzo ímprobo de la empresa Biobide y de los trabajadores de cara a alcanzar un acuerdo y restituir un servicio público que la OCU ha valorado como el mejor de España».

El sindicato mayoritario, UGT, mostró también su satisfacción. «En primer lugar por una participación muy importante de la plantilla y también por el margen que arroja un refrendo muy alto que evita fracturas», defendió José Fernández. Además de la subidas salariales, destacó la consolidación del empleo de «15 eventuales y dos más en 2020, la cobertura para el traslado a los barrios de los operarios y las garantías del contrato relevo». El texto también consigna un aumento de la jornada media de trabajo, «con la consiguiente reducción de las jornadas totales».

25,5 millones de usuarios

Pese a la amplia victoria del sí, algunas fuerzas sindicales representadas en Bilbobus mantienen sus discrepancias. ELA, el sindicato más beligerante en este conflicto, anunció su postura contraria al acuerdo días antes de la votación. «Es un texto muy similar al rechazado hace tiempo y el contenido está lejos de las reclamaciones y de lo que hemos defendido hasta hace seis días», valoró un portavoz de la central nacionalista. Sea como fuere, los 25,45 millones de viajeros que cada año recurren a este medio de transporte podrán seguir haciéndolo sin más alteraciones ni servicios mínimos. La normalidad está garantizada.

 

Fotos

Vídeos