Desconocidos robaron un ojo durante la noche a la ballena muerta en Sopela

Uno de los ojos de la ballena aparecida en Sopela./
Uno de los ojos de la ballena aparecida en Sopela.

TXEMA IZAGIRRE

El mayor mamífero que ha llegado a la costa de Bizkaia amaneció tuerto porque algún vándalo le arrancó de noche un ojo, de unos 25 centímetros de diámetro. Flaco favor le ha hecho a la ciencia el autor de este acto, porque los expertos de la UPV/EHU han perdido una de las escasas oportunidades que tienen para tener un órgano de estudio muy preciado. «Falta educación, conocimiento y cultura», lanzó molesta la catedrática de biología celular, Elena Vecino.

Esta mujer lidera un grupo multidisciplinar que estudia el sistema visual. Y una de sus líneas de investigación es «la regeneración del nervio óptico. Los peces son capaces de regenerarlo, pero los mamíferos no». Vecino quiere analizar qué pasa con las ballenas. Su intención es «mirar por microscopía cómo son los axones –terminación de las neuronas–, la retina y su estructura y si se parece a los mamíferos o a los peces». También compararán «la relación neuronal con el tamaño de la ballena y el humano».

Más información