Desarticulada una banda por robos en empresas de Zamudio y Mallabia

Herramientas utilizadas en la comisión de los robos. /ERTZAINTZA
Herramientas utilizadas en la comisión de los robos. / ERTZAINTZA

Los seis ladrones pertenecen a un grupo organizado procedentes de países de Europa del este, que también saquearon compañías en Gipuzkoa

Bruno Vergara
BRUNO VERGARA

La Ertzaintza ha desarticulado una banda a la que imputa 31 robos en empresas vascas, la mayoría de ellos realizados mediante el procedimiento del butrón. En Bizkaia, las compañías víctimas de los asaltos están ubicadas en Zamudio y Mallabia, si bien la mayoría de estos saqueos se han producido en las localidades de Gipuzkoa como Idiazabal, Zaldibia, Oiartzun, Errenteria, Elgoibar, Asteasu, Ibarra, Tolosa y Zestoa.

En el operativo, denominado 'Lazar' y llevado a cabo por agentes del Servicio de Investigación Criminal de la Ertzaintza en Gipuzkoa, se ha detenido a seis personas. Los investigadores, que han desarrollado dos meses de pesquisas, atribuyen a la banda, formada por individuos procedentes de países de Europa del este radicados en la Comunidad Valenciana, los asaltos. Los delincuentes, de entre 36 y 52 años, son cuatro serbios, un albanés y un esloveno. Asimismo, la Policía autonómica trata de localizar a un séptimo hombre, que ya ha sido identificado.

En la mayor parte de los casos, los ladrones accedían a las empresas por medio de brutrones, inutilizaban los sistemas de alarma y «atacaban» las cajas fuertes de las compañías, según ha informado este lunes el departamento vasco de Seguridad.

Los ladrones escondían sus botines en escondrijos emplazados en varios puntos de una zona boscosa del barrio de Sorabilla, en Andoain. Allí acudían antes y después de los asaltos. Esos refugios fueron lozalizados gracias a la ayuda de la Unidad de Desactivación de Explosivos y de la Unidad Canina de la Ertzaintza.

Los arrestados, que fueron puestos a disposición judicial el pasado domingo, tras lo que la titular del Juzgado de Instrucción número 2 de Eibar decretó la puesta en libertad provisional de todos ellos, previa retirada de sus pasaportes y con la obligación de personarse quincenalmente en una sede judicial, ya que la Fiscalía no solicitó la prisión provisional de ninguno de los detenidos.