Xala reclama 1,4 millones a Aspe en los tribunales

Yves Xala./
Yves Xala.

Le acusa de vulnerar su derecho al honor y a la intimidad

JUAN PABLO MARTÍN

El pelotari Yves Sallaberry Xala ha interpuesto una demandad contra Aspe, la que fuera su empresa en su etapa de profesional, y su administrador único, Fernando Vidarte, en la que solicita una indemnización cercana a los 1,4 millones de euros por diferentes conceptos. El vascofrancés considera que se ha vulnerado su derecho al honor y a la intimidad, además de sentirse perjudicado por unas declaraciones del máximo responsable de la operadora eibarresa en las que explicó porqué no se le renovaba el contrato, que venció a finales de febrero de 2016, por sus problemas de espalda. En su opinión, estas manifestaciones provocaron que terminara antes de lo previsto su vida deportiva. Xala estima que podía rendir a un alto nivel hasta superar los 40 años -entonces tenía 36-, y que se había imposibilitado que pudiera ser contratado por Asegarce.

El juicio tuvo lugar el pasado miércoles en la sala de lo Social del Juzgado de Eibar y quedó visto para sentencia. Además de las dos partes implicadas, en el litigio estuvieron presentes como testigos representantes de la operadora bilbaína y corredores de apuestas. La resolución se conocerá un plazo que puede oscilar entre las tres y cuatro semanas. El de Lekuine interpuso la demanda a finales de enero, y la vista se determinó para mediados de febrero, pero tuvo que aplazarse hasta hace un par de días porque entonces Xala estaba de vacaciones.

Los hechos se remontan a principios de febrero del año pasado cuando Vidarte manifestó de forma pública que, tras 16 temporadas de vinculación, no iban a renovar al delantero vascofrancés, cuyo contrato finalizaba ese mes, porque «arrastraba problemas en la espalda -hernias discales-, desde hace varios años y era propenso a lesionarse».

La relación entre la promotora de pelota Aspe y el pelotari se enconó cuando estaban a punto de separar sus caminos. Tras disputar su último partido en el frontón Astelena de Eibar el día 21, el de Lekuine manifestó que «nunca perdonaría» al administrador único de la operadora «haber mentido sobre su estado físico». El delantero siempre mantuvo que, según las pruebas médicas con las que contaba, sus problemas de espalda eran debidos a unas protrusiones.

Pruebas de radiodiagnóstico

Además, se mostró «dolido» porque entendía que esta afirmación podía perjudicar su continuidad en la pelota, deporte en el que quería seguir como mínimo un año en el trinquete y con la empresa riojana Garfe, con la que ya había mantenido algún contacto.

La operadora eibarresa emitió un comunicado al día siguiente mostrando su «sorpresa y malestar» por las palabras del delantero de Lekuine, y su respuesta fue tajante. Según la promotora, sus servicios médicos avalaban lo señalado días antes por Vidarte. «El resultado de las pruebas de radiodiagnóstico que le fueron realizadas demuestra que padece dos hernias discales y una protrusión», señalaron en un escrito.

La relación entre Aspe y el pelotari prácticamente terminó ahí. Incluso se barajó la posibilidad de hacerle un partido de homenaje en Iparralde con pelotaris de la empresa pero no se llevó a cabo por desavenencias. Garfe presentó a Xala como delantero de su cuadro en abril.

Desde la operadora eibarresa eludieron ayer hacer cualquier tipo de declaración referente a este asunto hasta que no se conozca el dictamen de la jueza que lleva el caso. Este periódico también trató de ponerse en contacto con el pelotari de Lekuine para conocer su valoración al respecto pero no respondió a las llamadas realizadas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos